Blog

Actualidad

LEY DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL. PROPUESTA DE REGLAMENTO DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO POR EL QUE SE ESTABLECEN NORMAS ARMONIZADAS SOBRE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL (21 04 2021). Segunda Parte

Propuesta de Reglamento de la UE sobre Inteligencia Artificial.

Segunda Parte

 

  1. Sistemas de IA de Alto Riesgo

4.1.- Clasificación de los Sistemas de IA como de Alto Riesgo.

Se considerará de alto riesgo un Sistema de IA cuando se cumplan las dos condiciones siguientes:

  • el sistema de IA está destinado a ser utilizado como componente de seguridad de un producto, o es en sí mismo un producto, cubierto por la legislación de armonización de la Unión Europea prevista en el correspondiente Anexo del Reglamento;
  • el producto cuyo componente de seguridad es el sistema de IA, o el propio sistema de IA como producto, debe someterse a una evaluación de la conformidad por parte de terceros con vistas a la comercialización o puesta en servicio de dicho producto.

Además de los sistemas de IA de alto riesgo que cumplan dichas condiciones, también se considerarán de alto riesgo los sistemas de IA que se mencionen en el Anexo III del Reglamento sobre Inteligencia Artificial.

4.2.- Requisitos para los Sistemas de IA de Alto Riesgo.

Los sistemas de IA de alto riesgo deberán cumplir los requisitos establecidos a continuación.

  • Sistema de gestión de riesgos: Se establecerá, aplicará, documentará y mantendrá un sistema de gestión de riesgos en relación con los sistemas de IA de alto riesgo.
  1. El sistema de gestión de riesgos consistirá en un proceso interativo continuo que se desarrollará a lo largo de todo el ciclo de vida de un sistema de IA de alto riesgo y que requerirá una actualización sistemática periódica.

Comprenderá las siguientes etapas: identificación y análisis de los riesgos conocidos y previsibles asociados a cada sistema de IA de alto riesgo;

  1. estimación y evaluación de los riesgos que pueden surgir cuando el sistema de IA de alto riesgo se utiliza de acuerdo con su finalidad prevista y en condiciones de uso indebido razonablemente previsibles;
  2. la evaluación de otros riesgos que puedan surgir, basada en el análisis de los datos recogidos en el sistema de seguimiento posterior a la comercialización;
  3. la adopción de medidas adecuadas de gestión de riesgos.

Dichas medidas de gestión de riesgos tendrán debidamente en cuenta los efectos y las posibles interacciones resultantes de la aplicación combinada de los requisitos establecidos anteriormente. Tendrán en cuenta el estado de la técnica generalmente reconocido, incluido el reflejado en las normas armonizadas o las especificaciones comunes pertinentes.

Las medidas de gestión del riesgo serán tales que cualquier riesgo residual asociado a cada peligro, así como el riesgo residual global de los sistemas de IA de alto riesgo, se consideren aceptables, siempre que el sistema de IA de alto riesgo se utilice de acuerdo con su finalidad prevista o en condiciones de uso indebido razonablemente previsibles. Estos riesgos residuales se comunicarán al usuario.

A la hora de determinar las medidas de gestión de riesgos más adecuadas, se garantizará lo siguiente:

  • eliminación o reducción de los riesgos en la medida de lo posible mediante un diseño y desarrollo adecuados;
  • en su caso, la aplicación de medidas adecuadas de mitigación y control en relación con los riesgos que no pueden eliminarse;
  • el suministro de información adecuada a la hora de eliminar o reducir los riesgos relacionados con el uso del sistema de IA de alto riesgo, se tendrán debidamente en cuenta los conocimientos técnicos, la experiencia, la educación y la formación que cabe esperar del usuario, así como el entorno en el que se pretende utilizar el sistema.

Los sistemas de IA de alto riesgo se someterán a pruebas con el fin de determinar las medidas de gestión de riesgos más adecuadas. Las pruebas garantizarán que los sistemas de IA de alto riesgo funcionen de forma coherente para su finalidad prevista.

Los procedimientos de prueba deben ser adecuados para lograr el propósito previsto del sistema de IA y no tienen que ir más allá de lo necesario para lograr ese propósito.

Las pruebas de los sistemas de IA de alto riesgo se realizarán, según proceda, en cualquier momento del proceso de desarrollo y, en cualquier caso, antes de la comercialización o la puesta en servicio. Las pruebas se realizarán en función de parámetros y umbrales probabilísticos definidos de forma preliminar y adecuados a la finalidad prevista del sistema de IA de alto riesgo.

Se tendrá en cuenta específicamente si es probable que el sistema de IA de alto riesgo sea accedido por niños o tenga un impacto sobre ellos.

  • Datos y gobernanza de datos:

Los sistemas de IA de alto riesgo que hagan uso de técnicas que impliquen el entrenamiento de modelos con datos se desarrollarán sobre la base de conjuntos de datos de entrenamiento, validación y prueba.

Los conjuntos de datos de entrenamiento, validación y prueba estarán sujetos a prácticas adecuadas de gobernanza y gestión de datos.

Dichas prácticas se referirán, en particular, a lo siguiente

  • las opciones de diseño pertinentes;
  • la recogida de datos;
  • las operaciones de procesamiento de preparación de datos pertinentes, como la anotación, el etiquetado, la limpieza, el enriquecimiento y la agregación;
  • la formulación de los supuestos pertinentes, especialmente en lo que respecta a la información que los datos deben medir y representar;
  • una evaluación previa de la disponibilidad, la cantidad y la idoneidad de los conjuntos de datos que se necesitan;
  • examen en vista de los posibles sesgos;
  • la identificación de las posibles lagunas o deficiencias de los datos, y la forma de subsanarlas.

Los conjuntos de datos de entrenamiento, validación y prueba serán pertinentes, representativos, sin errores y completos.

Deberán tener las propiedades estadísticas adecuadas, incluso, cuando sea aplicable, en lo que respecta a las personas o grupos de personas en los que se pretende utilizar el sistema de IA de alto riesgo.

Estas características de los conjuntos de datos podrán cumplirse a nivel de conjuntos de datos individuales o de una combinación de ellos.

Los conjuntos de datos de entrenamiento, validación y prueba deberán tener en cuenta, en la medida en que lo requiera la finalidad prevista, las características o elementos propios del entorno geográfico, conductual o funcional específico en el que se pretende utilizar el sistema de IA de alto riesgo.

En la medida en que sea estrictamente necesario para garantizar la supervisión, la detección y la corrección de sesgos en relación con los sistemas de IA de alto riesgo, los proveedores de dichos sistemas podrán tratar las categorías especiales de datos personales con sujeción a las garantías adecuadas para los derechos y libertades fundamentales de las personas físicas, incluidas las limitaciones técnicas a la reutilización y el uso de medidas de seguridad y de preservación de la intimidad de última generación, como la seudonimización, o el cifrado cuando la anonimización pueda afectar significativamente a la finalidad perseguida. Se aplicarán prácticas adecuadas de gobernanza y gestión de datos para el desarrollo de sistemas de IA de alto riesgo distintos de los que hacen uso de técnicas que implican el entrenamiento de modelos.

  • Documentación Técnica:

La documentación técnica de un sistema de IA de alto riesgo se elaborará antes de su comercialización o puesta en servicio y se mantendrá actualizada.

La documentación técnica se elaborará de forma que demuestre que el sistema de IA de alto riesgo cumple los requisitos establecidos y proporcione a las autoridades nacionales competentes y a los organismos notificados toda la información necesaria para evaluar la conformidad del sistema de IA con dichos requisitos.

  • Registro de datos:

Los sistemas de IA de alto riesgo se diseñarán y desarrollarán con capacidades que permitan el registro automático de eventos («logs») mientras los sistemas de IA de alto riesgo están en funcionamiento.

Las capacidades de registro garantizarán un nivel de trazabilidad del funcionamiento del sistema de IA a lo largo de su ciclo de vida que sea apropiado para la finalidad prevista del sistema.

En particular, las capacidades de registro permitirán supervisar el funcionamiento del sistema de IA de alto riesgo en lo que respecta a la aparición de situaciones que puedan dar lugar a que el sistema de IA presente un riesgo, o que den lugar a una modificación sustancial, y facilitarán el seguimiento posterior a la comercialización.

En el caso de los sistemas de IA de alto riesgo mencionados en el apartado 4.1., anterior, letra a), las capacidades de registro proporcionarán, como mínimo:

  • registro del periodo de cada uso del sistema (fecha y hora de inicio y fecha y hora de finalización de cada uso);
  • la base de datos de referencia con la que el sistema ha cotejado los datos de entrada;
  • los datos de entrada para los que la búsqueda ha dado lugar a una coincidencia;
  • la identificación de las personas físicas que participan en la verificación de los resultados.
  • Transparencia y suministro de información a los usuarios:

Los sistemas de IA de alto riesgo se diseñarán y desarrollarán de forma que se garantice que su funcionamiento es lo suficientemente transparente como para que los usuarios puedan interpretar los resultados del sistema y utilizarlos adecuadamente.

Se garantizará un tipo y grado de transparencia adecuados, con vistas a lograr el cumplimiento de las obligaciones pertinentes del usuario y del proveedor.

Los sistemas de IA de alto riesgo irán acompañados de instrucciones de uso en un formato digital adecuado o de otro tipo que incluya información concisa, completa, correcta y clara que sea pertinente, accesible y comprensible para los usuarios.

La información a proveer deberá especificar:

  • la identidad y los datos de contacto del proveedor y, en su caso, de su representante autorizado;
  • las características, capacidades y limitaciones de rendimiento del sistema de IA de alto riesgo, incluyendo:
  • su finalidad;
  • el nivel de precisión, robustez y ciberseguridad con respecto al cual se ha probado y validado el sistema de IA de alto riesgo y que puede esperarse, así como cualquier circunstancia conocida y previsible que pueda repercutir en ese nivel esperado de precisión, robustez yciberseguridad;
  • cualquier circunstancia conocida o previsible, relacionada con el uso del sistema de IA de alto riesgo de acuerdo con su finalidad prevista o en condiciones de uso indebido razonablemente previsible, que pueda dar lugar a riesgos para la salud y la seguridad o los derechos fundamentales;
  • su rendimiento en lo que respecta a las personas o grupos de personas sobre los que se pretende utilizar el sistema;
  • cuando proceda, las especificaciones de los datos de entrada, o cualquier otra información pertinente en cuanto a los conjuntos de datos de entrenamiento, validación y prueba utilizados, teniendo en cuenta la finalidad prevista del sistema de IA.
  • los cambios en el sistema de IA de alto riesgo y su rendimiento que hayan sido predeterminados por el proveedor en el momento de la evaluación inicial de la conformidad, si los hubiera;
  • las medidas de supervisión humana, incluidas las medidas técnicas establecidas para facilitar la interpretación de los resultados de los sistemas de IA por parte de los usuarios;
  • la vida útil prevista del sistema de IA de alto riesgo y las medidas de mantenimiento y cuidado necesarias para garantizar el buen funcionamiento de dicho sistema de IA, incluso en lo que respecta a las actualizaciones de software.
  • Supervisión humana:

Los sistemas de IA de alto riesgo se diseñarán y desarrollarán de tal manera, incluso con herramientas adecuadas de interfaz hombre-máquina, que puedan ser supervisados eficazmente por personas físicas durante el período en que el sistema de IA esté en uso.

La supervisión humana tendrá por objeto prevenir o reducir al mínimo los riesgos para la salud, la seguridad o los derechos fundamentales que puedan surgir cuando un sistema de IA de alto riesgo se utilice de acuerdo con su finalidad prevista o en condiciones de uso indebido razonablemente previsible, en particular cuando dichos riesgos persistan a pesar de la aplicación de las normas previstas al efecto por el Reglamento.

La supervisión humana se garantizará mediante una o todas las medidas siguientes:

  • identificados e incorporados, cuando sea técnicamente factible, en el sistema de IA de alto riesgo por el proveedor antes de su comercialización o puesta en servicio;
  • identificados por el proveedor antes de comercializar o poner en servicio el sistema de IA de alto riesgo y que son adecuados para ser aplicados por el usuario.

Las antes citadas medidas permitirán a las personas a las que se asigne la supervisión humana hacer lo siguiente, según las circunstancias:

  • comprender plenamente las capacidades y limitaciones del sistema de IA de alto riesgo y poder supervisar debidamente su funcionamiento, de modo que puedan detectarse y abordarse lo antes posible los indicios de anomalías, disfunciones y rendimientos inesperados;
  • ser conscientes de la posible tendencia a confiar o sobre confiar automáticamente en los resultados producidos por un sistema de IA de alto riesgo («sesgo de automatización»), en particular para los sistemas de IA de alto riesgo utilizados para proporcionar información o recomendaciones para las decisiones que deben tomar las personas físicas;
  • ser capaz de interpretar correctamente los resultados del sistema de IA de alto riesgo, teniendo en cuenta en particular las características del sistema y las herramientas y métodos de interpretación disponibles;
  • poder decidir, en cualquier situación concreta, no utilizar el sistema de IA de alto riesgo o ignorar, anular o invertir el resultado del sistema de IA de alto riesgo;
  • poder intervenir en el funcionamiento del sistema de IA de alto riesgo o interrumpir el sistema mediante un botón de «parada» o un procedimiento similar.
  • Precisión, solidez y ciberseguridad:

Los sistemas de IA de alto riesgo se diseñarán y desarrollarán de manera que alcancen, a la luz de su objetivo, un nivel de precisión adecuado, robustez y ciberseguridad, y que se comporten de forma coherente en esos aspectos a lo largo de su ciclo de vida.

Los niveles de precisión y las métricas de precisión pertinentes de los sistemas de IA de alto riesgo se declararán en las instrucciones de uso que los acompañan.

Los sistemas de IA de alto riesgo deberán ser resistentes en lo que respecta a los errores, fallos o incoherencias que puedan producirse en el sistema o en el entorno en el que opera el sistema, en particular debido a su interacción con personas físicas u otros sistemas.

La solidez de los sistemas de IA de alto riesgo puede lograrse mediante soluciones técnicas de redundancia, que pueden incluir planes de respaldo o a prueba de fallos.

Los sistemas de IA de alto riesgo que sigan aprendiendo después de ser comercializados o puestos en servicio se desarrollarán de manera que se garantice que los resultados posiblemente sesgados debido a los resultados utilizados como entrada para futuras operaciones («bucles de retroalimentación») se aborden debidamente con medidas de mitigación adecuadas.

Los sistemas de IA de alto riesgo serán resistentes en lo que respecta a los intentos de terceros no autorizados de alterar su uso o rendimiento aprovechando las vulnerabilidades del sistema.

Las soluciones técnicas destinadas a garantizar la ciberseguridad de los sistemas de IA de alto riesgo deberán ser adecuadas a las circunstancias pertinentes y a los riesgos.

Las soluciones técnicas para hacer frente a las vulnerabilidades específicas de la IA incluirán, en su caso, medidas para prevenir y controlar los ataques que intenten manipular el conjunto de datos de entrenamiento («envenenamiento de datos»), las entradas diseñadas para hacer que el modelo cometa un error («ejemplos adversos»), o los defectos del modelo.

4.3.- Obligaciones de los proveedores y usuarios de sistemas de IA de Alto Riesgo.

  • Proveedores:

Los proveedores de sistemas de IA de alto riesgo deberán:

  • garantizar que sus sistemas de IA de alto riesgo cumplen los requisitos establecidos en el apartado 4.2. anterior;
  • disponer de un sistema de gestión de la calidad;
  • elaborar la documentación técnica del sistema de IA de alto riesgo;
  • cuando están bajo su control, conservan los registros generados automáticamente por sus sistemas de IA de alto riesgo;
  • garantizar que el sistema de IA de alto riesgo se somete al correspondiente procedimiento de evaluación de la conformidad, antes de su comercialización o puesta en servicio;
  • cumplir con las obligaciones de registro;
  • adoptar las medidas correctoras necesarias, si el sistema de IA de alto riesgo no se ajusta a los requisitos establecidos en el apartado 4.2. anterior;
  • informar a las autoridades nacionales competentes de los Estados miembros en los que hayan puesto a disposición o en servicio el sistema de IA y, en su caso, al organismo notificado del incumplimiento y de las medidas correctoras adoptadas;
  • colocar el marcado CE en sus sistemas de IA de alto riesgo para indicar la conformidad con el Reglamento;
  • a petición de una autoridad nacional competente, demostrar la conformidad del sistema de IA de alto riesgo con los requisitos establecidos en el apartado 4.2. anterior.
  • Sistema de gestión de la calidad:

Los proveedores de sistemas de IA de alto riesgo establecerán un sistema de gestión de la calidad que garantice el cumplimiento del Reglamento de IA.

Dicho sistema estará documentado de forma sistemática y ordenada en forma de políticas, procedimientos e instrucciones escritas, e incluirá al menos los siguientes aspectos:

  • una estrategia de cumplimiento de la normativa, incluido el cumplimiento de los procedimientos de evaluación de la conformidad y los procedimientos de gestión de las modificaciones del sistema de IA de alto riesgo;
  • técnicas, procedimientos y acciones sistemáticas que se utilizarán para el diseño, el control del diseño y la verificación del diseño del sistema de IA de alto riesgo;
  • técnicas, procedimientos y acciones sistemáticas que se utilizarán para el desarrollo, el control y la garantía de calidad del sistema de IA de alto riesgo;
  • los procedimientos de examen, prueba y validación que deben llevarse a cabo antes, durante y después del desarrollo del sistema de IA de alto riesgo, y la frecuencia con la que deben realizarse;
  • las especificaciones técnicas, incluidas las normas, que deben aplicarse y, cuando no se apliquen íntegramente las normas armonizadas pertinentes, los medios que deben utilizarse para garantizar que el sistema de IA de alto riesgo cumple los requisitos establecidos en el apartado 4.2. anterior;
  • los sistemas y procedimientos de gestión de datos, incluida la recopilación de datos, el análisis de datos, el etiquetado de datos, el almacenamiento de datos, el filtrado de datos, la extracción de datos, la agregación de datos, la conservación de datos y cualquier otra operación relativa a los datos que se realice antes y a efectos de la comercialización o puesta en servicio de los sistemas de IA de alto riesgo;
  • el sistema de gestión de riesgos;
  • el establecimiento, la aplicación y el mantenimiento de un sistema de seguimiento posterior a la comercialización;
  • los procedimientos relacionados con la notificación de incidentes graves y de mal funcionamiento;
  • la gestión de la comunicación con las autoridades nacionales competentes, las autoridades competentes, incluidas las sectoriales, que proporcionan o apoyan el acceso a los datos, los organismos notificados, otros operadores, los clientes u otras partes interesadas;
  • sistemas y procedimientos de registro de toda la documentación e información pertinente;
  • la gestión de los recursos, incluidas las medidas relacionadas con la seguridad del suministro;
  • un marco de responsabilidad que establezca las responsabilidades de la dirección y del resto del personal en relación con todos los aspectos enumerados en este apartado.
  • Obligación de elaborar la documentación técnica:

Los proveedores de sistemas de IA de alto riesgo establecerán un sistema de gestión de la calidad que garantice el cumplimiento del Reglamento de IA.

  • Evaluación de la conformidad:

Los proveedores de sistemas de IA de alto riesgo se asegurarán de que sus sistemas se someten al procedimiento de evaluación previsto en el Reglamento de IA, antes de su comercialización o puesta en servicio. Cuando se haya demostrado que los sistemas de IA cumplen los requisitos establecidos en el apartado 4.2. del presente título tras dicha evaluación de la conformidad, los proveedores elaborarán una declaración UE y colocarán el marcado CE.

  • Registros generados automáticamente:

Los proveedores de sistemas de IA de alto riesgo conservarán los registros generados automáticamente por sus sistemas de IA de alto riesgo, en la medida en que dichos registros estén bajo su control en virtud de un acuerdo contractual con el usuario o de otro modo por ley.

Los registros se conservarán durante un período adecuado a la luz de la finalidad prevista del sistema de IA de alto riesgo y de las obligaciones legales aplicables en virtud del Derecho de la Unión Europea o nacional.

  • Acciones correctivas:

Los proveedores de sistemas de IA de alto riesgo que consideren o tengan motivos para considerar que un sistema de IA de alto riesgo que han comercializado o puesto en servicio no es conforme con el Reglamento de IA adoptarán inmediatamente las medidas correctoras necesarias para hacerlo conforme, retirarlo o recuperarlo, según proceda. Informarán de ello a los distribuidores del sistema de IA de alto riesgo en cuestión y, en su caso, al representante autorizado y a los importadores.

  • Cooperación con las autoridades competentes:

Los proveedores de sistemas de IA de alto riesgo, a petición de una autoridad nacional competente, facilitarán a dicha autoridad toda la información y documentación necesarias para demostrar la conformidad del sistema de IA de alto riesgo con los requisitos establecidos en el apartado 4.2. anterior, en una lengua oficial de la Unión Europea determinada por el Estado miembro de que se trate.

Previa solicitud motivada de una autoridad nacional competente, los proveedores también darán a dicha autoridad acceso a los registros generados automáticamente por el sistema de IA de alto riesgo, en la medida en que dichos registros estén bajo su control en virtud de un acuerdo contractual con el usuario o de otro modo por ley.

  • Obligaciones de los fabricantes de productos:

Cuando un sistema de IA de alto riesgo relacionado con productos se comercialice o se ponga en servicio junto con el producto fabricado de conformidad con dichos actos jurídicos y bajo el nombre del fabricante del producto, el fabricante del producto asumirá la responsabilidad de la conformidad del sistema de IA con el Reglamento de IA y, en lo que respecta al sistema de IA, tendrá las mismas obligaciones impuestas por el Reglamento al proveedor.

  • Representantes autorizados:

Antes de comercializar sus sistemas en el mercado de la Unión Europea, cuando no se pueda identificar a un importador, los proveedores establecidos fuera de la Unión designarán, mediante mandato escrito, a un representante autorizado que esté establecido en la Unión.

El representante autorizado realizará las tareas especificadas en el mandato recibido del proveedor.

  • Importadores:

Antes de comercializar un sistema de IA de alto riesgo, los importadores de dicho sistema se asegurarán de que

  • el proveedor de dicho sistema de IA ha llevado a cabo el correspondiente procedimiento de evaluación de la conformidad;
  • que el proveedor haya elaborado la documentación técnica correspondiente;
  • el sistema lleva el marcado de conformidad requerido y va acompañado de la documentación y las instrucciones de uso necesarias.

Cuando un importador considere o tenga motivos para considerar que un sistema de IA de alto riesgo no es conforme con el Reglamento de IA, no lo comercializará hasta que dicho sistema de IA sea conforme.

Los importadores indicarán su nombre, su nombre comercial registrado o su marca comercial registrada y la dirección en la que se les puede contactar en el sistema de IA de alto riesgo o, cuando esto no sea posible, en su embalaje o en la documentación que lo acompañe, según proceda.

Los importadores se asegurarán de que, mientras un sistema de IA de alto riesgo esté bajo su responsabilidad, cuando proceda, las condiciones de almacenamiento o transporte no comprometan su cumplimiento de los requisitos establecidos en apartado 4.2. anterior.

Los importadores facilitarán a las autoridades nacionales competentes, previa solicitud motivada, toda la información y documentación necesarias para demostrar la conformidad de un sistema de IA de alto riesgo, en una lengua fácilmente comprensible para dicha autoridad nacional competente, incluido el acceso a los registros generados automáticamente por el sistema de IA de alto riesgo, en la medida en que dichos registros estén bajo el control del proveedor en virtud de un acuerdo contractual con el usuario o de otro modo por ley. También cooperarán con dichas autoridades en cualquier acción que la autoridad nacional competente emprenda en relación con dicho sistema.

  • Distribuidores:

Antes de comercializar un sistema de IA de alto riesgo, los distribuidores verificarán que el sistema de IA de alto riesgo lleva el marcado CE de conformidad requerido, que va acompañado de la documentación y las instrucciones de uso requeridas, y que el proveedor y el importador del sistema, según proceda, han cumplido las obligaciones establecidas en el Reglamento de IA.

Cuando un distribuidor considere o tenga motivos para considerar que un sistema de IA de alto riesgo no es conforme, no comercializará el sistema de IA de alto riesgo hasta que dicho sistema sea conforme con dichos requisitos.

Los distribuidores se asegurarán de que, mientras un sistema de IA de alto riesgo esté bajo su responsabilidad, cuando proceda, las condiciones de almacenamiento o transporte no comprometan la conformidad del sistema con los requisitos establecidos apartado 4.2. anterior.

El distribuidor que considere o tenga motivos para considerar que un sistema de IA de alto riesgo que ha comercializado no es conforme adoptará las medidas correctoras necesarias para que dicho sistema sea conforme con dichos requisitos, retirarlo o recuperarlo, o se asegurará de que el proveedor, el importador o cualquier operador pertinente, según proceda, adopte dichas medidas correctoras.

Previa solicitud motivada de una autoridad nacional competente, los distribuidores de sistemas de IA de alto riesgo facilitarán a dicha autoridad toda la información y documentación necesarias para demostrar la conformidad de un sistema de alto riesgo con los requisitos establecidos en el apartado 4.2. anterior. Los distribuidores también cooperarán con dicha autoridad nacional competente en cualquier acción que ésta emprenda.

  • Otras obligaciones de los distribuidores, importadores, usuarios o de cualquier tercero:

Todo distribuidor, importador, usuario u otro tercero será considerado proveedor a efectos del Reglamento IA y estará sujeto a las obligaciones del proveedor, en cualquiera de las siguientes circunstancias:

  • comercializan o ponen en servicio un sistema de IA de alto riesgo bajo su nombre o marca;
  • modifican la finalidad prevista de un sistema de IA de alto riesgo ya comercializado o puesto en servicio;
  • hacen una modificación sustancial del sistema de IA de alto riesgo.
  • Usuarios:

Los usuarios de los sistemas de IA de alto riesgo utilizarán dichos sistemas de acuerdo con las instrucciones de uso que acompañan a los sistemas.

Los usuarios supervisarán el funcionamiento del sistema de IA de alto riesgo sobre la base de las instrucciones de uso. Cuando tengan motivos para considerar que el uso conforme a las instrucciones de uso puede dar lugar a que el sistema de IA presente un riesgo, informarán al proveedor o distribuidor y suspenderán el uso del sistema. Asimismo, informarán al proveedor o distribuidor cuando hayan detectado cualquier incidente grave o cualquier mal funcionamiento e interrumpirán el uso del sistema de IA.

Los usuarios de sistemas de IA de alto riesgo conservarán los registros generados automáticamente por dicho sistema de IA de alto riesgo, en la medida en que dichos registros estén bajo su control. Los registros se conservarán durante un período adecuado a la luz de la finalidad prevista del sistema de IA de alto riesgo y de las obligaciones legales aplicables en virtud del Derecho de la Unión o nacional.

Primera Parte

Seguna Parte

Tercera Parte

Actualidad

LEY DE INTELIGENCIA ARTIFICIAL. PROPUESTA DE REGLAMENTO DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO POR EL QUE SE ESTABLECEN NORMAS ARMONIZADAS SOBRE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL (21 04 2021).

Propuesta de Reglamento de la UE sobre Inteligencia Artificial.

Tercera Parte

 

  1. Transparencia

5.1.- Objeto de Transparencia para determinados sistemas de IA.

Los proveedores se asegurarán de que los sistemas de IA destinados a interactuar con personas físicas se diseñen y desarrollen de manera que las personas físicas sean informadas de que están interactuando con un sistema de IA, a menos que esto sea obvio por las circunstancias y el contexto de uso.

Esta obligación no se aplicará a los sistemas de IA autorizados por la ley para detectar, prevenir, investigar y perseguir delitos, a menos que dichos sistemas estén disponibles para que el público denuncie un delito.

Los usuarios de un sistema de reconocimiento de emociones o de un sistema de categorización biométrica deberán informar del funcionamiento del sistema a las personas físicas expuestas al mismo. Esta obligación no se aplicará a los sistemas de IA utilizados para la categorización biométrica, que están permitidos por la ley para detectar, prevenir e investigar delitos.

Los usuarios de un sistema de IA que genere o manipule contenidos de imagen, audio o vídeo que se parezcan sensiblemente a personas, objetos, lugares u otras entidades o acontecimientos existentes y que a una persona le parezcan falsamente auténticos o veraces («deep fake»), deberán revelar que el contenido ha sido generado o manipulado artificialmente.

No obstante, el primer párrafo no se aplicará cuando la utilización esté autorizada por la ley para detectar, prevenir, investigar y perseguir infracciones penales o sea necesaria para el ejercicio del derecho a la libertad de expresión y el derecho a la libertad de las artes y las ciencias garantizados en la Carta de los Derechos Fundamentales de la UE, y siempre que se garanticen adecuadamente los derechos y las libertades de terceros.

  1. Apoyo a la Innovación

6.1.- Medidas de Apoyo a la Innovación.

  • Sand box:

Los espacios aislados (“Sand Box”)de regulación de la IA establecidos por una o más autoridades competentes de los Estados miembros o por el Supervisor Europeo de Protección de Datos proporcionarán un entorno controlado que facilite el desarrollo, la prueba y la validación de sistemas innovadores de IA durante un tiempo limitado antes de su comercialización o puesta en servicio con arreglo a un plan específico. Esto se llevará a cabo bajo la supervisión y orientación directas de las autoridades competentes con el fin de garantizar el cumplimiento de los requisitos del Reglamento de la IA y, en su caso, de otra legislación de la Unión y de los Estados miembros supervisada dentro del recinto de pruebas.

Los Estados miembros se asegurarán de que, en la medida en que los sistemas innovadores de IA impliquen el tratamiento de datos personales o entren en el ámbito de supervisión de otras autoridades nacionales o autoridades competentes que proporcionen o apoyen el acceso a los datos, las autoridades nacionales de protección de datos y esas otras autoridades nacionales están asociadas al funcionamiento del recinto de seguridad de la IA.

Los espacios aislados (“Sand Box”) de regulación de la IA no afectarán a los poderes de supervisión y corrección de las autoridades competentes. Cualquier riesgo significativo para la salud y la seguridad y los derechos fundamentales que se detecte durante el desarrollo y las pruebas de dichos sistemas dará lugar a una mitigación inmediata y, en su defecto, a la suspensión del proceso de desarrollo y pruebas hasta que se produzca dicha mitigación.

Los participantes en el recinto de pruebas de regulación de la IA (“Sand Box”) seguirán siendo responsables, con arreglo a la legislación de la Unión y de los Estados miembros en materia de responsabilidad, de cualquier daño infligido a terceros como resultado de la experimentación que tenga lugar en el recinto de pruebas.

  • Tratamiento de datos personales:

En el «Sand Box» de la IA, los datos personales recogidos legalmente para otros fines se tratarán para desarrollar y probar determinados sistemas innovadores de IA en el «Sand Box» en las siguientes condiciones:

  • los sistemas innovadores de IA se desarrollarán para salvaguardar el interés público sustancial en uno o varios de los siguientes ámbitos:
    • la prevención, la investigación, la detección o el enjuiciamiento de delitos o la ejecución de sanciones penales, incluidas la protección y la prevención de amenazas a la seguridad pública, bajo el control y la responsabilidad de las autoridades competentes. El tratamiento se basará en el Derecho de los Estados miembros o de la Unión;
    • la seguridad y la salud públicas, incluida la prevención, el control y el tratamiento de las enfermedades;
    • un alto nivel de protección y mejora de la calidad del medio ambiente;
  • los datos tratados son necesarios para el cumplimiento de uno o varios de los requisitos mencionados en el apartado 4.2. anterior, cuando dichos requisitos no puedan cumplirse eficazmente mediante el tratamiento de datos anónimos, sintéticos u otros datos no personales;
  • existen mecanismos eficaces de supervisión para determinar si durante la experimentación del «Sand Box» puede surgir algún riesgo elevado para los derechos fundamentales de los interesados, así como un mecanismo de respuesta para mitigar rápidamente esos riesgos y, en caso necesario, detener el tratamiento;
  • los datos personales que se traten en el contexto del “Sand Box” estén en un entorno de tratamiento de datos funcionalmente separado, aislado y protegido, bajo el control de los participantes, y sólo tengan acceso a ellos las personas autorizadas;
  • que los datos personales tratados no sean transmitidos, transferidos o accedidos de otra manera por otras partes;
  • cualquier tratamiento de datos personales en el contexto del recinto de seguridad no dé lugar a medidas o decisiones que afecten a los interesados;
  • los datos personales tratados en el contexto del recinto de seguridad se eliminan una vez que la participación en el recinto de seguridad ha finalizado o los datos personales han llegado al final de su período de conservación;
  • los registros del tratamiento de datos personales en el contexto del “Sand Box” se conservan durante la duración de la participación en el “Sand Box” y 1 año después de su finalización, únicamente con el fin de cumplir con las obligaciones de responsabilidad y documentación en virtud de este artículo o de otra legislación de la Unión o de los Estados miembros, y sólo mientras sea necesario;
  • La descripción completa y detallada del proceso y de los fundamentos de la formación, las pruebas y la validación del sistema de IA se conserva, junto con los resultados de las pruebas, como parte de la documentación técnica;
  • un breve resumen del proyecto de IA desarrollado en el “Sand Box”, sus objetivos y resultados esperados publicados en el sitio web de las autoridades competentes.
  • Medidas para los pequeños proveedores y usuarios:

Los Estados miembros emprenderán las siguientes acciones:

  • proporcionar a los pequeños proveedores y a las empresas de nueva creación un acceso prioritario a los espacios aislados de regulación (“Sand Box”) de la IA en la medida en que cumplan las condiciones de elegibilidad;
  • organizar actividades específicas de sensibilización sobre la aplicación del Reglamento de IA adaptadas a las necesidades de los pequeños proveedores y usuarios;
  • cuando proceda, establecer un canal de comunicación específico con los pequeños proveedores y usuarios y otros innovadores para proporcionar orientación y responder a las consultas sobre la aplicación del Reglamento de IA.

 

  1. Seguimiento posterior a la comercialización, intercambio de información, vigilancia del mercado.

7.1.- Seguimiento posterior a la comercialización.

Los proveedores establecerán y documentarán un sistema de seguimiento posterior a la comercialización de forma proporcional a la naturaleza de las tecnologías de inteligencia artificial y a los riesgos del sistema de IA de alto riesgo.

El sistema de seguimiento post comercialización recogerá, documentará y analizará de forma activa y sistemática los datos pertinentes proporcionados por los usuarios o recogidos a través de otras fuentes sobre el rendimiento de los sistemas de IA de alto riesgo a lo largo de su vida útil, y permitirá al proveedor evaluar la conformidad continua de los sistemas de IA con los requisitos establecidos en el Reglamento de IA

7.2.- Intercambio de información sobre incidentes y fallos de funcionamiento.

Los proveedores de sistemas de IA de alto riesgo introducidos en el mercado de la Unión Europea informarán a las autoridades de vigilancia del mercado de los Estados miembros en los que se haya producido el incidente o la infracción de las obligaciones derivadas de la legislación de la Unión Europea destinada a proteger los derechos fundamentales, de todo incidente grave o de todo mal funcionamiento de dichos sistemas.

Dicha notificación se realizará inmediatamente después de que el proveedor haya establecido una relación de causalidad entre el sistema de IA y el incidente o el mal funcionamiento o la probabilidad razonable de dicha relación y, en cualquier caso, a más tardar 15 días después de que los proveedores tengan conocimiento del incidente grave o del mal funcionamiento.

7.3.- Vigilancia y control de los sistemas de IA.

La autoridad nacional de supervisión informará periódicamente a la Comisión de los resultados de las actividades pertinentes de vigilancia del mercado. La autoridad nacional de supervisión comunicará sin demora a la Comisión y a las autoridades nacionales de competencia pertinentes cualquier información identificada en el curso de las actividades de vigilancia del mercado que pueda ser de interés potencial para la aplicación del Derecho de la Unión sobre las normas de competencia.

Para los sistemas de IA comercializados, puestos en servicio o utilizados por entidades financieras reguladas por la legislación de la Unión en materia de servicios financieros, la autoridad de vigilancia del mercado a efectos del presente Reglamento será la autoridad pertinente responsable de la supervisión financiera de dichas entidades con arreglo a dicha legislación.

Se concederá a las autoridades de vigilancia del mercado pleno acceso a los conjuntos de datos de formación, validación y ensayo utilizados por el proveedor, incluso a través de interfaces de programación de aplicaciones u otros medios técnicos y herramientas adecuados que permitan el acceso a distancia.

Las autoridades u organismos públicos nacionales que supervisen o hagan cumplir las obligaciones derivadas del Derecho de la Unión que protegen los derechos fundamentales en relación con el uso de los sistemas de IA de alto riesgo estarán facultados para solicitar y acceder a cualquier documentación creada o conservada en virtud del Reglamento de IA cuando el acceso a dicha documentación sea necesario para el cumplimiento de las competencias de su mandato dentro de los límites de su jurisdicción.

Cuando la documentación sea insuficiente para determinar si se ha producido un incumplimiento de las obligaciones derivadas del Derecho de la Unión destinadas a proteger los derechos fundamentales, la autoridad u organismo público podrá presentar una solicitud motivada a la autoridad de vigilancia del mercado para que organice la comprobación del sistema de IA de alto riesgo a través de medios técnicos. La autoridad de vigilancia del mercado organizará las pruebas con la estrecha participación de la autoridad u organismo público solicitante en un plazo razonable tras la solicitud.

Cuando, tras realizar una evaluación, la autoridad de vigilancia del mercado de un Estado miembro compruebe que, aunque un sistema de IA es conforme con el Reglamento de IA, presenta un riesgo para la salud o la seguridad de las personas, para el cumplimiento de las obligaciones derivadas del Derecho de la Unión o nacional destinadas a proteger los derechos fundamentales o para otros aspectos de la protección del interés público exigirá al operador correspondiente que adopte todas las medidas adecuadas para garantizar que el sistema de IA en cuestión, cuando se comercialice o se ponga en servicio, deje de presentar ese riesgo, para retirar el sistema de IA del mercado o para recuperarlo en un plazo razonable, proporcional a la naturaleza del riesgo, según prescriba.

El proveedor u otros operadores pertinentes velarán por que se adopten medidas correctoras en relación con todos los sistemas de IA afectados que hayan comercializado en toda la Unión dentro del plazo prescrito por la autoridad de vigilancia del mercado del Estado miembro.

El Estado miembro informará inmediatamente a la Comisión y a los demás Estados miembros

La Comisión consultará sin demora a los Estados miembros y al operador correspondiente y evaluará las medidas nacionales adoptadas.

Cuando la autoridad de vigilancia del mercado de un Estado miembro haga una de las siguientes constataciones, exigirá al proveedor correspondiente que ponga fin al incumplimiento en cuestión:

  • el marcado de conformidad se ha colocado infringiendo el Reglamento IA;
  • no se ha colocado el marcado de conformidad;
  • no se ha elaborado la declaración de conformidad de la UE;
  • la declaración de conformidad de la UE no se ha redactado correctamente;
  • no se ha colocado el número de identificación del organismo notificado que participa en el procedimiento de evaluación de la conformidad, en su caso;

En caso de que persista el incumplimiento, el Estado miembro en cuestión adoptará todas las medidas adecuadas para restringir o prohibir la comercialización del sistema de IA de alto riesgo o garantizar su recuperación o retirada del mercado.

  1. Códigos de Conducta.

La Comisión y los Estados miembros fomentarán y facilitarán la elaboración de códigos de conducta destinados a fomentar la aplicación voluntaria a los sistemas de IA distintos de los sistemas de IA de alto riesgo de los requisitos establecidos en el Reglamento de IA sobre la base de especificaciones técnicas y soluciones que sean medios adecuados para garantizar el cumplimiento de dichos requisitos a la luz de la finalidad prevista de los sistemas.

La Comisión y el Consejo fomentarán y facilitarán la elaboración de códigos de conducta destinados a fomentar la aplicación voluntaria a los sistemas de IA de requisitos relacionados, por ejemplo, con la sostenibilidad medioambiental, la accesibilidad de las personas con discapacidad, la participación de las partes interesadas en el diseño y el desarrollo de los sistemas de IA y la diversidad de los equipos de desarrollo sobre la base de objetivos claros e indicadores clave de rendimiento para medir la consecución de dichos objetivos.

Los códigos de conducta pueden ser elaborados por proveedores individuales de sistemas de IA, por organizaciones que los representen o por ambos, incluso con la participación de los usuarios y de cualquier parte interesada y sus organizaciones representativas. Los códigos de conducta pueden abarcar uno o varios sistemas de IA, teniendo en cuenta la similitud de la finalidad de los sistemas en cuestión.

Las autoridades nacionales competentes y los organismos notificados que participen en la aplicación del presente Reglamento respetarán la confidencialidad de la información y los datos obtenidos en el desempeño de sus tareas y actividades, de manera que se protejan , en particular los derechos de propiedad intelectual, y la información comercial confidencial o los secretos comerciales de una persona física o jurídica; la aplicación efectiva del Reglamento de IA, en particular a efectos de inspecciones, investigaciones o auditorías; los intereses de la seguridad pública y nacional; y la integridad de los procedimientos penales o administrativos.

Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado 1, la información intercambiada de forma confidencial entre las autoridades nacionales competentes y entre las autoridades nacionales competentes y la Comisión no se divulgará sin consultar previamente a la autoridad nacional competente de origen y al usuario cuando los sistemas de IA de alto riesgo sean utilizados por las autoridades policiales, de inmigración o de asilo, cuando dicha divulgación pueda poner en peligro los intereses de la seguridad pública y nacional.

En cumplimiento de las condiciones establecidas en el Reglamento de IA, los Estados miembros establecerán el régimen de sanciones, incluidas las multas administrativas, aplicables a las infracciones del presente Reglamento y adoptarán todas las medidas necesarias para garantizar su correcta y eficaz aplicación.

Las sanciones previstas deberán ser eficaces, proporcionadas y disuasorias. Tendrán especialmente en cuenta los intereses de los pequeños proveedores y de la puesta en marcha y su viabilidad económica.

Las siguientes infracciones serán objeto de multas administrativas de hasta 30.000.000 de euros o, si el infractor es una empresa, de hasta el 6 % de su volumen de negocios anual total a nivel mundial correspondiente al ejercicio económico anterior, el que sea mayor.

El incumplimiento por parte del sistema de IA de cualquier requisito u obligación prevista en el presente Reglamento, se sancionará con multas administrativas de hasta 20 000 000 de euros o, si el infractor es una empresa, de hasta el 4 % de su volumen de negocios anual total en todo el mundo durante el ejercicio anterior, el que sea mayor.

El suministro de información incorrecta, incompleta o engañosa a los organismos notificados y a las autoridades nacionales competentes en respuesta a una solicitud será objeto de multas administrativas de hasta 10 000 000 EUR o, si el infractor es una empresa, de hasta el 2 % de su volumen de negocios anual total a nivel mundial correspondiente al ejercicio financiero anterior, si esta cifra es superior.

A la hora de decidir la cuantía de la multa administrativa en cada caso concreto, se tendrán en cuenta todas las circunstancias relevantes de la situación específica y se prestará la debida atención a lo siguiente

  • la naturaleza, la gravedad y la duración de la infracción y de sus consecuencias;
  • si otras autoridades de vigilancia del mercado ya han aplicado multas administrativas al mismo operador por la misma infracción.
  • el tamaño y la cuota de mercado del operador que comete la infracción;

El Supervisor Europeo de Protección de Datos podrá imponer multas administrativas a las instituciones, agencias y organismos de la Unión que entren en el ámbito de aplicación del Reglamento de IA.

A la hora de decidir si se impone una multa administrativa y de decidir el importe de la misma en cada caso concreto, se tendrán en cuenta todas las circunstancias pertinentes de la situación específica y se prestará la debida atención a lo siguiente:

  • la naturaleza, la gravedad y la duración de la infracción y de sus consecuencias;
  • la cooperación con el Supervisor Europeo de Protección de Datos para remediar la infracción y mitigar los posibles efectos adversos de la misma, incluido el cumplimiento de cualquiera de las medidas previamente ordenadas por el Supervisor Europeo de Protección de Datos contra la institución, agencia u organismo de la Unión de que se trate en relación con el mismo asunto;
  • cualquier infracción anterior similar cometida por la institución, agencia u organismo de la Unión Europea;

Las siguientes infracciones serán objeto de multas administrativas de hasta 500 000 euros:

  • el incumplimiento de la prohibición de las prácticas de inteligencia artificial;
  • el incumplimiento del sistema de IA de los requisitos establecidos en el artículo 10 de la propuesta de Reglamento.

El incumplimiento por parte del sistema de IA de cualquier requisito u obligación en virtud del presente Reglamento, distintos de los establecidos en los artículos 5 y 10 de la propuesta de Reglamento, estará sujeto a multas administrativas de hasta 250 000 euros.

Antes de adoptar decisiones en virtud del presente artículo, el Supervisor Europeo de Protección de Datos dará a la institución, agencia u organismo de la Unión objeto del procedimiento llevado a cabo por el Supervisor Europeo de Protección de Datos la oportunidad de ser oída en relación con la posible infracción.

El Supervisor Europeo de Protección de Datos basará sus decisiones únicamente en elementos y circunstancias sobre los que las partes interesadas hayan podido pronunciarse.

Los denunciantes, si los hay, serán asociados estrechamente al procedimiento.

Se respetarán plenamente los derechos de defensa de los interesados en el procedimiento. Tendrán derecho a acceder al expediente del Supervisor Europeo de Protección de Datos, sin perjuicio del interés legítimo de las personas o empresas en la protección de sus datos personales o secretos comerciales.

  1. Entrada en Vigor.

El Reglamento entrará en vigor el vigésimo día siguiente al de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea.

El Reglamento se aplicará a partir de [24 meses después de la entrada en vigor del Reglamento].

 

 

 

ANEXO I

DEFINICIONES

 

A efectos de lo establecido en el Reglamento de IA se habrán de tener en cuenta las siguientes definiciones:

  • «sistema de inteligencia artificial» (sistema de IA): software desarrollado con una o varias de las técnicas y enfoques enumerados en el anexo I del Reglamento, a definir, y que puede, para un conjunto determinado de objetivos definidos por el ser humano, generar resultados como contenidos, predicciones, recomendaciones o decisiones que influyen en los entornos con los que interactúan;
  • «proveedor«: una persona física o jurídica, autoridad pública, agencia u otro organismo que desarrolle un sistema de IA o que haga desarrollar un sistema de IA con el fin de comercializarlo o ponerlo en servicio bajo su propio nombre o marca, ya sea a cambio de una remuneración o de forma gratuita;
  • proveedor a pequeña escala«: proveedor que es una micro o pequeña empresa;
  • usuario«: cualquier persona física o jurídica, autoridad pública, organismo o cualquier otra entidad que utilice un sistema de IA bajo su autoridad, excepto cuando el sistema de IA se utilice en el curso de una actividad personal no profesional;
  • representante autorizado«: toda persona física o jurídica establecida en la Unión Europea que haya recibido un mandato escrito de un proveedor de un sistema de IA para, respectivamente, cumplir y ejecutar en su nombre las obligaciones y procedimientos establecidos por el Reglamento de IA;
  • «importador«: toda persona física o jurídica establecida en la Unión Europea que comercialice o ponga en servicio un sistema de IA que lleve el nombre o la marca de una persona física o jurídica establecida fuera de la Unión Europea;
  • Distribuidor«: cualquier persona física o jurídica de la cadena de suministro, distinta del proveedor o del importador, que pone a disposición un sistema de IA en el mercado de la Unión Europea sin afectar a sus propiedades;
  • operador«: el proveedor, el usuario, el representante autorizado, el importador y el distribuidor;
  • «comercialización«: la primera puesta a disposición de un sistema de IA en el mercado de la Unión Europea;
  • puesta en el mercado«: todo suministro de un sistema de IA para su distribución o uso en el mercado de la Unión Europea en el curso de una actividad comercial, ya sea a cambio de una remuneración o de forma gratuita;
  • puesta en servicio«: el suministro de un sistema de IA para su primera utilización directamente al usuario o para su propio uso en el mercado de la Unión Europea para su finalidad prevista;
  • Finalidad prevista«: el uso al que el proveedor destina un sistema de IA, incluidos el contexto y las condiciones específicas de uso, tal como se especifica en la información facilitada por el proveedor en las instrucciones de uso, los materiales de promoción o venta y las declaraciones, así como en la documentación técnica;
  • Uso indebido razonablemente previsible«: el uso de un sistema de IA de forma no conforme con su finalidad prevista, pero que puede resultar de un comportamiento humano razonablemente previsible o de la interacción con otros sistemas;
  • Componente de seguridad de un producto o sistema«: un componente de un producto o de un sistema que cumple una función de seguridad para dicho producto o sistema o cuyo fallo o mal funcionamiento pone en peligro la salud y la seguridad de las personas o los bienes;
  • instrucciones de uso«: la información proporcionada por el proveedor para informar al usuario, en particular, sobre la finalidad prevista y el uso adecuado de un sistema de IA, incluido el entorno geográfico, conductual o funcional específico en el que se prevé utilizar el sistema de IA de alto riesgo;
  • «Recuperación de un sistema de IA«: cualquier medida destinada a lograr el retorno para el proveedor de un sistema de IA puesto a disposición de los usuarios;
  • retirada de un sistema de IA«: cualquier medida destinada a impedir la distribución, exhibición y oferta de un sistema de IA;
  • Rendimiento de un sistema de IA«: la capacidad de un sistema de IA para lograr su objetivo;
  • Autoridad notificante«: la autoridad nacional responsable de establecer y aplicar los procedimientos necesarios para la evaluación, designación y notificación de los organismos de evaluación de la conformidad, así como de su seguimiento;
  • Evaluación de la conformidad«: el proceso de verificar si se han cumplido los requisitos establecidos en el capítulo 2 del título III del Reglamento en relación con un sistema de IA;
  • Organismo de evaluación de la conformidad«: un organismo que realiza actividades de evaluación de la conformidad de terceros, incluidos los ensayos, la certificación y la inspección;
  • Organismo notificado«: un organismo de evaluación de la conformidad designado con arreglo al presente Reglamento y a otra legislación pertinente de armonización de la Unión Europeo;
  • Modificación sustancial«: un cambio en el sistema de IA tras su comercialización o puesta en servicio que afecte a la conformidad del sistema de IA con los requisitos establecidos en el capítulo 2 del título III del presente Reglamento o que dé lugar a una modificación de la finalidad prevista para la que se ha evaluado el sistema de IA;
  • Marcado CE de conformidad» (marcado CE)”: un marcado por el que un proveedor indica que un sistema de IA es conforme a los requisitos establecidos en el título III, capítulo 2, del Reglamento;
  • Seguimiento posterior a la comercialización«: todas las actividades realizadas por los proveedores de sistemas de IA para recoger y revisar de forma proactiva la experiencia adquirida con el uso de los sistemas de IA que comercializan o ponen en servicio, con el fin de identificar cualquier necesidad de aplicar inmediatamente las acciones correctivas o preventivas necesarias;
  • «Autoridad de vigilancia del mercado«: la autoridad nacional que realiza las actividades y adopta las medidas;
  • «Norma armonizada«: una norma europea;
  • Especificaciones comunes«: un documento, distinto de una norma, que contiene soluciones técnicas que proporcionan un medio para cumplir determinados requisitos y obligaciones establecidos en el Reglamento;
  • Datos de entrenamiento«: datos utilizados para entrenar un sistema de IA mediante el ajuste de sus parámetros aprendibles, incluidos los pesos de una red neuronal;
  • «Datos de validación» los datos utilizados para proporcionar una evaluación del sistema de IA entrenado y para ajustar sus parámetros no aprendibles y su proceso de aprendizaje, entre otras cosas, con el fin de evitar el sobreajuste; mientras que el conjunto de datos de validación puede ser un conjunto de datos separado o parte del conjunto de datos de entrenamiento, ya sea como una división fija o variable;
  • Datos de prueba«: los datos utilizados para proporcionar una evaluación independiente del sistema de IA entrenado y validado con el fin de confirmar el rendimiento esperado de dicho sistema antes de su comercialización o puesta en servicio;
  • Datos de entrada«: los datos proporcionados a un sistema de IA o adquiridos directamente por éste, a partir de los cuales el sistema produce un resultado;
  • Datos biométricos«: los datos personales resultantes de un tratamiento técnico específico relativo a las características físicas, fisiológicas o de comportamiento de una persona física, que permiten o confirman la identificación única de dicha persona física, como las imágenes faciales o los datos dactiloscópicos;
  • “Sistema de reconocimiento de emociones«: un sistema de IA destinado a identificar o inferir emociones o intenciones de personas físicas a partir de sus datos biométricos;
  • Sistema de categorización biométrica«: un sistema de IA destinado a asignar a las personas físicas a categorías específicas, como el sexo, la edad, el color del pelo, el color de los ojos, los tatuajes, el origen étnico o la orientación sexual o política, sobre la base de sus datos biométricos;
  • Sistema de identificación biométrica a distancia«: un sistema de IA destinado a identificar personas físicas a distancia mediante la comparación de los datos biométricos de una persona con los datos biométricos contenidos en una base de datos de referencia, y sin que el usuario del sistema de IA sepa previamente si la persona estará presente y podrá ser identificada;
  • «Sistema de identificación biométrica a distancia en tiempo real» se entiende un sistema de identificación biométrica a distancia en el que la captación de datos biométricos, la comparación y la identificación se producen sin un retraso significativo. Esto comprende no sólo la identificación instantánea, sino también breves retrasos limitados para evitar la elusión.
  • Sistema de identificación biométrica a distancia «posterior«: sistema de identificación biométrica a distancia distinto de un sistema de identificación biométrica a distancia «en tiempo real»;
  • Espacio de acceso público«: cualquier lugar físico accesible al público, independientemente de que se apliquen determinadas condiciones de acceso;
  • «Autoridad policial» significa:
  • cualquier autoridad pública competente en materia de prevención, investigación, detección o enjuiciamiento de delitos o de ejecución de sanciones penales, incluida la salvaguardia y la prevención de amenazas a la seguridad pública; o
  • cualquier otro organismo o entidad al que el Derecho de los Estados Miembros haya encomendado el ejercicio de la autoridad pública y de los poderes públicos a efectos de la prevención, investigación, detección o persecución de delitos o de la ejecución de sanciones penales, incluidas la salvaguardia y la prevención de las amenazas a la seguridad pública;
  • Aplicación de la ley«: las actividades llevadas a cabo por las autoridades policiales y judiciales para la prevención, la investigación, la detección o el enjuiciamiento de delitos o la ejecución de sanciones penales, incluida la salvaguardia y la prevención de las amenazas a la seguridad pública;
  • Autoridad nacional de supervisión«: la autoridad a la que un Estado miembro asigna la responsabilidad de ejecutar y aplicar el presente Reglamento, de coordinar las actividades encomendadas a dicho Estado miembro, de actuar como punto de contacto único para la Comisión y de representar al Estado miembro en el Consejo Europeo de Inteligencia Artificial;
  • Autoridad nacional competente«: la autoridad nacional de supervisión, la autoridad de notificación y la autoridad de vigilancia del mercado;
  • Incidente grave«: cualquier incidente que directa o indirectamente conduzca, pueda haber conducido o pueda dar lugar a alguno de los siguientes hechos: (i) la muerte de una persona o un daño grave a la salud de una persona, a la propiedad o al medio ambiente, o (ii) una interrupción grave e irreversible de la gestión y el funcionamiento de las infraestructuras críticas.

Primera Parte

Seguna Parte

Tercera Parte

Actualidad

DIRECTRICES DEL COMITÉ EUROPEO DE PROTECCION DE DATOS SOBRE LOS VEHICULOS CONECTADOS Y LAS APLICACIONES RELACIONADAS CON LA MOVILIDAD. Primera Parte

Acercamiento a los Vehículos conectados.

El automóvil es uno de los productos de consumo masivo que ha impactado en la sociedad mundial desde el Siglo XX hasta nuestros días. El automóvil ha significado para el ser humano “libertad”. Es un espacio privado de las personas y las familias en donde se puede disfrutar de una forma de autonomía de decisión, sin encontrar ninguna interferencia externa. Hoy en día, a medida que los vehículos conectados se van imponiendo, esta visión ya no se corresponde con la realidad. La conectividad en el vehículo se está extendiendo rápidamente a todos los modelos de automóvil, y los vehículos se están convirtiendo en enormes centros de datos. En la actualidad, muchos modelos lanzados al mercado en los últimos años integran sensores y equipos conectados a bordo, que pueden recoger y registrar, entre otras cosas, el rendimiento del motor, los hábitos de conducción, los lugares visitados y, potencialmente, incluso los movimientos oculares del conductor, su pulso o datos biométricos con el fin de identificar de forma única a una persona física.

Este tratamiento de datos no se limita a los actores tradicionales de la industria del automóvil, sino que también está conformado por la aparición de nuevos actores pertenecientes a la economía digital. Estos nuevos actores pueden ofrecer servicios de “info entretenimiento”, como música en línea, información sobre el estado de la carretera y el tráfico, o proporcionar sistemas y servicios de asistencia a la conducción, como el software de piloto automático, actualizaciones del estado del vehículo, seguros basados en el uso o cartografía dinámica. Además, dado que los vehículos están conectados a través de redes de comunicación electrónica, los gestores de las infraestructuras viarias y los operadores de telecomunicaciones que participan en este proceso también desempeñan un papel importante con respecto a las posibles operaciones de tratamiento aplicadas a los datos personales de los conductores y pasajeros.

Los vehículos conectados están generando cantidades cada vez mayores de datos, la mayoría de los cuales pueden considerarse datos personales, ya que estarán relacionados con los conductores o los pasajeros.

Los datos recogidos por un coche conectado no están directamente vinculados a un nombre, sino a aspectos técnicos y características del vehículo, y se refieren al conductor o a los pasajeros del coche. A modo de ejemplo, los datos relativos al estilo de conducción o a la distancia recorrida, los datos relativos al desgaste de las piezas del vehículo, los datos de localización o los datos recogidos por las cámaras pueden referirse al comportamiento del conductor, así como a la información sobre otras personas que puedan estar dentro o a los sujetos de datos que pasen por allí. Estos datos técnicos son producidos por una persona física y permiten su identificación directa o indirecta, por el responsable del tratamiento o por otra persona. El vehículo puede considerarse como un terminal que puede ser utilizado por diferentes usuarios.

El reto consiste en incorporar la dimensión de la «protección de los datos personales» desde la fase de diseño del producto, y en garantizar que los usuarios de los automóviles disfruten de transparencia y control en relación con sus datos. Este enfoque contribuye a reforzar la confianza de los usuarios y, por tanto, el desarrollo a largo plazo de estas tecnologías.

1.- Finalidades, ámbito de aplicación y exclusiones de las Directrices

1.1.- Finalidades.

En palabras del EDPB, las Directrices pretenden facilitar el cumplimiento del tratamiento de datos personales realizado con todos los interesados que participan en el entorno del vehículo conectado. Pero, sin embargo, tal y como expone el EDPB, en dichas Directrices, no se pretende abarcar todos los casos de uso posibles ni proporcionar orientación para todas las situaciones específicas posibles.

1.2.- Ámbito de aplicación.

Las Directrices se centran en particular en el tratamiento de datos personales en relación con el uso no profesional de los vehículos conectados por parte de los interesados: por ejemplo, conductores, pasajeros, propietarios de vehículos, otros usuarios de la carretera, etc.

Más concretamente, se ocupa de los datos personales que: (i) se procesan dentro del vehículo; (ii) se intercambian entre el vehículo y los dispositivos personales conectados a él (por ejemplo, el smartphone del usuario); o (iii) se recogen localmente en el vehículo y se exportan a entidades externas (por ejemplo, fabricantes de vehículos, gestores de infraestructuras, compañías de seguros, reparadores de automóviles) para su posterior procesamiento.

La definición de vehículo conectado debe entenderse como un concepto amplio. Puede definirse como un vehículo equipado con muchas unidades de control electrónico (“ECU”) que están conectadas entre sí a través de una red en el vehículo, así como con instalaciones de conectividad que le permiten compartir información con otros dispositivos tanto dentro como fuera del vehículo. Así, se pueden intercambiar datos entre el vehículo y los dispositivos personales conectados a él, por ejemplo, permitiendo la duplicación de aplicaciones móviles en la unidad de información y entretenimiento del coche.

También se incluye el desarrollo de aplicaciones móviles autónomas, es decir, independientes del vehículo (por ejemplo, que dependen del uso exclusivo del teléfono inteligente) para ayudar a los conductores.

Las aplicaciones de los vehículos conectados son múltiples y diversas y pueden incluir, de conformidad con el EDPB:

  1. Gestión de la movilidad: funciones que permiten a los conductores llegar rápidamente a un destino, y de forma rentable, proporcionando información oportuna sobre la navegación por GPS, las condiciones ambientales potencialmente peligrosas (por ejemplo, carreteras heladas), la congestión del tráfico o las obras en la carretera, la asistencia en aparcamientos o garajes, la optimización del consumo de combustible o la tarificación de las carreteras.
  2. Gestión del vehículo: funciones que supuestamente ayudan a los conductores a reducir los costes de conducción y a mejorar la facilidad de uso, como la notificación del estado del vehículo y la transferencia de datos de uso (por ejemplo, para los servicios de reparación del vehículo), los seguros personalizados «Paga como y cuando conduces«, las operaciones a distancia (por ejemplo, el sistema de calefacción) o las configuraciones del perfil (por ejemplo, la posición del asiento).
  3. Seguridad vial: funciones que advierten al conductor de peligros externos y respuestas internas, como la protección contra colisiones, las advertencias de peligro, los avisos de salida de carril, la detección de somnolencia del conductor, la llamada de emergencia (eCall) o las «cajas negras» de investigación de accidentes (registrador de datos de eventos).
  4. Entretenimiento: funciones que proporcionan información al conductor y a los pasajeros y que implican su entretenimiento, como interfaces de teléfonos inteligentes (llamadas de manos libres, mensajes de texto generados por voz), puntos de acceso WLAN, música, vídeo, Internet, medios sociales, oficina móvil o servicios «domésticos inteligentes».
  5. Asistencia al conductor: funciones que implican una conducción parcial o totalmente automatizada, como la asistencia operativa o el piloto automático en el tráfico denso, en el aparcamiento o en las autopistas,
  6. Bienestar: funciones que controlan el confort, la capacidad y la aptitud del conductor para conducir, como la detección de la fatiga o la asistencia médica.

Por lo tanto, los datos personales pueden recogerse a través de varios medios, entre ellos (i) sensores del vehículo, (ii) cajas telemáticas o (iii) aplicaciones móviles (por ejemplo, a las que se accede desde un dispositivo perteneciente a un conductor).

Muchos de los datos que genera un vehículo conectado se refieren a una persona física identificada o identificable y, por tanto, constituyen datos personales. Por ejemplo, los datos incluyen datos directamente identificables (por ejemplo, la identidad completa del conductor), así como datos indirectamente identificables como los detalles de los viajes realizados, los datos de uso del vehículo (por ejemplo, los datos relativos al estilo de conducción o la distancia recorrida), o los datos técnicos del vehículo (por ejemplo, los datos relativos al desgaste de las piezas del vehículo), que, mediante referencias cruzadas con otros archivos y especialmente el número de identificación del vehículo (VIN), pueden relacionarse con una persona física.

Los datos personales en los vehículos conectados también pueden incluir metadatos, como el estado de mantenimiento del vehículo. En otras palabras, cualquier dato que pueda asociarse a una persona física entra, por tanto, en el ámbito de las presentes directrices.

El ecosistema del vehículo conectado abarca un amplio espectro de actores. Este ecosistema incluye más concretamente a los actores tradicionales de la industria del automóvil, así como a los actores emergentes de la industria digital. Por lo tanto, estas directrices se dirigen a los fabricantes de vehículos, fabricantes de equipos y proveedores de automóviles, reparadores de automóviles, concesionarios de automóviles, proveedores de servicios para vehículos, gestores de flotas, compañías de seguros de automóviles, proveedores de entretenimiento, operadores de telecomunicaciones, gestores de infraestructuras viales y autoridades públicas, así como a los interesados.

1.3.- Exclusiones.

Algunos tratamientos de datos efectuados por personas físicas dentro del vehículo corresponden al «curso de una actividad puramente personal o doméstica» y, por consiguiente, quedan fuera del ámbito de aplicación del Reglamento General de Protección de Datos (“RGPD” o “GDPR”).

Los empleadores que proporcionan coches de empresa a los miembros de su plantilla pueden querer controlar las acciones de sus empleados (por ejemplo, para garantizar la seguridad del empleado, de los bienes o de los vehículos, para asignar recursos, para hacer un seguimiento y facturar un servicio o para comprobar el tiempo de trabajo). El tratamiento de datos realizado por los empleadores en este contexto plantea consideraciones específicas al contexto laboral, que podrían estar reguladas por leyes laborales a nivel nacional que no pueden detallarse en estas directrices.

Aunque el tratamiento de datos en el contexto de los vehículos comerciales utilizados con fines profesionales (como el transporte público) y el transporte compartido y la solución MaaS pueden plantear consideraciones específicas que quedan fuera del ámbito de estas directrices generales, muchos de los principios y recomendaciones aquí expuestos también serán aplicables a esos tipos de tratamiento.

Los vehículos conectados, al ser sistemas habilitados por radio, están sujetos a un seguimiento pasivo, como el seguimiento por Wi-Fi o Bluetooth. En este sentido, no se diferencian de otros dispositivos conectados y entran en el ámbito de aplicación de la Directiva sobre la privacidad y las comunicaciones electrónicas, que se está revisando actualmente. Por lo tanto, esto excluye también el seguimiento a gran escala de los vehículos equipados con Wi-Fi por parte de una densa red de transeúntes que utilizan servicios comunes de localización de teléfonos inteligentes. Estos informan rutinariamente de todas las redes Wi-Fi visibles a los servidores centrales. Dado que el Wi-Fi integrado puede considerarse un vehículo secundario identificador, se corre el riesgo de una recopilación sistemática y continua de los perfiles completos de los movimientos de los vehículos.

Los vehículos están cada vez más equipados con dispositivos de grabación de imágenes (por ejemplo, sistemas de cámaras de aparcamiento o dashcams). Dado que se trata de la cuestión de la filmación de lugares públicos, que requiere una evaluación del marco legislativo pertinente que es específico de cada Estado miembro, este tratamiento de datos queda fuera del ámbito de estas directrices.

El tratamiento de datos que permite los sistemas cooperativos de transporte inteligente (C-ITS), tal como se define en la Directiva 2010/40/UE25, ha sido tratado en un dictamen específico del Grupo de Trabajo del Artículo 29.

2.- Definiciones a tener en consideración a la hora de interpretar las Directrices.

A efectos de la lectura, interpretación y estudio de las Directrices se deberían tener en cuenta las siguientes definiciones:

  1. El tratamiento de datos personales abarca cualquier operación que implique datos personales, como la recogida, el registro, la organización, la estructuración, el almacenamiento, la adaptación o la modificación, la recuperación, la consulta, la utilización, la divulgación por transmisión, la difusión o cualquier otra forma de puesta a disposición, la alineación o la combinación, la limitación, el borrado o la destrucción, etc.
  2. El interesado es la persona física a la que se refieren los datos objeto del tratamiento. En el contexto de los vehículos conectados, puede ser, en particular, el conductor (principal u ocasional), el pasajero o el propietario del vehículo.
  3. El responsable del tratamiento de datos es la persona que determina los fines y los medios del tratamiento que tiene lugar en los vehículos conectados. Los responsables del tratamiento de datos pueden incluir a los proveedores de servicios que procesan los datos del vehículo para enviar al conductor información sobre el tráfico, mensajes de eco conducción o alertas sobre el funcionamiento del vehículo, las compañías de seguros que ofrecen contratos «Pay As You Drive«, o los fabricantes de vehículos que recogen datos sobre el desgaste de las piezas del vehículo para mejorar su calidad.
  4. El encargado del tratamiento es cualquier persona que procesa datos personales para y en nombre del responsable del tratamiento. El encargado del tratamiento recoge y trata los datos por orden del responsable del tratamiento, sin utilizarlos para sus propios fines. Por ejemplo, en algunos casos, los fabricantes de equipos y los proveedores de automóviles pueden tratar los datos por cuenta de los fabricantes de vehículos (lo que no implica que no puedan ser responsables del tratamiento para otros fines).
  5. El destinatario es una persona física o jurídica, una autoridad pública, una agencia u otro organismo al que se le comunican los datos personales, sea o no un tercero. A modo de ejemplo, un socio comercial del proveedor de servicios que recibe del proveedor de servicios datos personales generados a partir del vehículo es un destinatario de datos personales. Tanto si actúa como nuevo responsable del tratamiento de datos como si lo hace como encargado del mismo, deberá cumplir con todas las obligaciones impuestas por el RGPD.

No obstante, las autoridades públicas que puedan recibir datos personales en el marco de una investigación no tendrán la consideración de destinatarios; el tratamiento de estos datos por parte de dichas autoridades públicas deberá ajustarse a las normas de protección de datos aplicables en función de los fines del tratamiento. Por ejemplo, las autoridades policiales son terceros autorizados cuando solicitan datos personales en el marco de una investigación de conformidad con el Derecho de la Unión o de los Estados miembros.

 

3.- Riesgos para la privacidad y la protección de datos.

El Grupo de Trabajo del Artículo 29 ya expresó varias preocupaciones sobre los sistemas de la Internet de las Cosas (IoT) que pueden aplicarse a los vehículos conectados, principalmente, la seguridad y el control de los datos, que pueden dar lugar a problemas de seguridad vial y pueden afectar a la integridad física del conductor, ocupantes y peatones, entre otros.

Los vehículos conectados plantean importantes problemas de protección de datos y privacidad en relación con el tratamiento de los datos de localización, ya que su naturaleza cada vez más intrusiva puede poner en peligro las posibilidades actuales de permanecer en el anonimato. El uso de las tecnologías de localización requiere la aplicación de salvaguardias específicas para evitar la vigilancia de las personas y el uso indebido de los datos.

3.1.- Falta de control y asimetría de información

Es posible que los conductores y los pasajeros de los vehículos no estén siempre adecuadamente informados sobre el tratamiento de datos que tiene lugar en o a través de un vehículo conectado. La información puede darse sólo al propietario del vehículo, que puede no ser el conductor, y también puede no proporcionarse en el momento oportuno. Por lo tanto, existe el riesgo de que no se ofrezcan suficientes funcionalidades u opciones para ejercer el control necesario para que las personas afectadas puedan hacer uso de sus derechos de protección de datos y privacidad. Este punto es importante ya que, a lo largo de su vida, los vehículos pueden pertenecer a más de un propietario, ya sea porque se venden o porque se alquilan en lugar de comprarse.

La comunicación en el vehículo puede activarse automáticamente y por defecto, sin que el individuo sea consciente de ello. A falta de la posibilidad de controlar eficazmente cómo interactúan el vehículo y sus equipos conectados, será extraordinariamente difícil para el usuario controlar el flujo de datos.

3.2.- Calidad del consentimiento del usuario

El EDPB subraya que, cuando el tratamiento de datos se basa en el consentimiento, deben cumplirse todos los elementos del consentimiento válido, lo que significa que el consentimiento debe ser libre, explicito e informado y constituye una indicación inequívoca de los deseos del interesado.

Los responsables del tratamiento de datos deben prestar mucha atención a las modalidades de obtención del consentimiento válido de los distintos participantes, como los propietarios o los usuarios de los vehículos. Dicho consentimiento debe proporcionarse por separado, para fines específicos y no puede estar vinculado al contrato de compra o alquiler de un coche nuevo.

El consentimiento debe ser tan fácil de retirar como de otorgar.

En muchos casos, el usuario puede no ser consciente del tratamiento de datos que se realiza en su vehículo. Esta falta de información constituye un obstáculo importante para demostrar un consentimiento válido en virtud del RGPD, ya que el consentimiento debe ser informado. En tales circunstancias, el consentimiento no puede invocarse como base jurídica para el correspondiente tratamiento de datos con arreglo al RGPD.

Los mecanismos clásicos utilizados para obtener el consentimiento de los individuos pueden ser difíciles de aplicar en el contexto de los vehículos conectados, lo que da lugar a un consentimiento de «baja calidad» basado en la falta de información o en la imposibilidad de hecho de proporcionar un consentimiento ajustado a las preferencias expresadas por los individuos. En la práctica, el consentimiento también podría ser difícil de obtener para los conductores y pasajeros que no están relacionados con el propietario del vehículo en el caso de vehículos de segunda mano, alquilados o prestados.

3.3.- Tratamiento posterior de los datos personales

Cuando los datos se recojan sobre la base del consentimiento y posteriormente se tratan de acuerdo con el art. 6 del RGPD, sólo podrá seguir tratándose si el responsable del tratamiento solicita un consentimiento adicional para esta otra finalidad o si el responsable del tratamiento puede demostrar que se basa en una ley de la Unión o de un Estado miembro para salvaguardar los objetivos mencionados en el art. 23 (1) del RGPD.

El consentimiento inicial nunca legitimará el tratamiento posterior, ya que el consentimiento debe ser informado y específico para ser válido.

Por ejemplo, los datos de telemetría, que se recogen durante el uso del vehículo con fines de mantenimiento, no pueden ser revelados a las compañías de seguros de automóviles sin el consentimiento de los usuarios con el fin de crear perfiles de conductores para ofrecer pólizas de seguros basadas en el comportamiento de conducción.

Además, los datos recogidos por los vehículos conectados podrán ser tratados por las autoridades policiales para detectar excesos de velocidad u otras infracciones, siempre y cuando se cumplan las condiciones específicas de la directiva de aplicación de la ley. En este caso, dichos datos se considerarán relativos a condenas e infracciones penales en las condiciones establecidas por el art. 10 del GDPR y cualquier legislación nacional aplicable.

Los fabricantes pueden proporcionar a las autoridades policiales dichos datos si se cumplen las condiciones específicas para dicho tratamiento. El tratamiento de datos personales con el único fin de satisfacer las solicitudes de las autoridades policiales no constituye una finalidad específica, explícita y legítima en el sentido del artículo 5.1.b del RGPD. Cuando las autoridades policiales están autorizadas por la ley, los fabricantes tendrían derecho a facilitarles todos los datos de que dispongan, siempre y cuando se respete el marco jurídico pertinente en cada Estado Miembro.

3.4.- Recogida excesiva de datos

Con el número cada vez mayor de sensores que se despliegan en los vehículos conectados, existe un riesgo muy alto de que se recojan demasiados datos en comparación con lo necesario para lograr el objetivo.

3.5.- Seguridad de los datos personales

La pluralidad de funcionalidades, servicios e interfaces (por ejemplo, web, USB, Wi-Fi) que ofrecen los vehículos conectados aumenta la superficie de ataque y, por tanto, el número de posibles vulnerabilidades a través de las cuales se podrían comprometer los datos personales. A diferencia de la mayoría de los dispositivos IoT, los vehículos conectados son sistemas críticos en los que un fallo de seguridad puede poner en peligro la vida de sus usuarios y de las personas que se encuentran alrededor. Por lo tanto, la importancia de abordar el riesgo de que los hackers intenten explotar las vulnerabilidades de los vehículos conectados es mayor.

Además, los datos personales almacenados en los vehículos y/o en ubicaciones externas (la nube) deben estar adecuadamente protegidos contra el acceso no autorizado. Por ejemplo, durante el mantenimiento, un vehículo tiene que ser entregado a un técnico que necesitará acceder a algunos de los datos técnicos del vehículo. Aunque el técnico necesita tener acceso a los datos técnicos, existe la posibilidad de que intente acceder a todos los datos almacenados en el vehículo.

4.- Recomendaciones Generales

Con el fin de mitigar los riesgos para los titulares de los datos identificados anteriormente, los fabricantes de vehículos y equipos, los proveedores de servicios o cualquier otra parte interesada que pueda actuar como responsable del tratamiento o del procesamiento de datos en relación con los vehículos conectados deberían seguir las siguientes recomendaciones generales.

4.1. Categorías de datos

La mayoría de los datos asociados a los vehículos conectados se considerarán datos personales en la medida en que sea posible vincularlos a una o varias personas identificables. Esto incluye datos técnicos relativos a los movimientos del vehículo (por ejemplo, velocidad, distancia recorrida), así como relativos al estado del vehículo (por ejemplo, temperatura del refrigerante del motor, RPM del motor, presión de los neumáticos). Determinados datos generados por los vehículos conectados también pueden merecer una atención especial, dada su sensibilidad y/o su posible repercusión en los derechos e intereses de los interesados.

El EDPB ha identificado tres categorías de datos personales que justifican una atención especial por parte de los fabricantes de vehículos y equipos, los proveedores de servicios y otros responsables del tratamiento de datos: los datos de localización, los datos biométricos (y cualquier categoría especial de datos según se define en el artículo 9 del RGPD) y los datos que podrían revelar infracciones o violaciones de tráfico.

4.2. – Datos de localización

Al recopilar datos personales, los fabricantes de vehículos y equipos, los proveedores de servicios y otros responsables del tratamiento de datos deben tener en cuenta que los datos de localización son especialmente reveladores de los hábitos de vida de los interesados.

Los desplazamientos permiten deducir el lugar de trabajo y de residencia, así como los centros de interés (ocio) de un conductor, y pueden revelar posiblemente información sensible como la religión a través del lugar de culto, o la orientación sexual a través de los lugares visitados. Por tanto, se debe estar especialmente atentos para no recoger datos de localización, salvo si es absolutamente necesario para el objetivo del tratamiento. Por ejemplo, cuando el tratamiento consiste en detectar el movimiento del vehículo, el giroscopio es suficiente para cumplir esa función, sin que sea necesario recoger datos de localización.

La recogida de datos de localización debe estar sujetos al cumplimiento de los siguientes principios:

  1. una configuración adecuada de la frecuencia de acceso y del nivel de detalle de los datos de localización recogidos en relación con la finalidad del tratamiento. Por ejemplo, una aplicación meteorológica no debería poder acceder a la ubicación del vehículo cada segundo, ni siquiera con el consentimiento del interesado;
  2. proporcionar información precisa sobre la finalidad del tratamiento (por ejemplo, ¿se almacena el historial de localización? En caso afirmativo, ¿cuál es su finalidad?);
  • cuando el tratamiento se basa en el consentimiento, la obtención de un consentimiento válido (libre, explicito e informado) distinto de las condiciones generales de venta o uso, por ejemplo en el ordenador de a bordo;
  1. activando la localización sólo cuando el usuario lanza una funcionalidad que requiere conocer la localización del vehículo, y no por defecto y de forma continua cuando el coche se pone en marcha;
  2. informar al usuario de que se ha activado la localización, en particular mediante el uso de iconos (por ejemplo, una flecha que se mueve por la pantalla);
  3. la opción de desactivar la localización en cualquier momento; y
  • definiendo un periodo de almacenamiento limitado.

4.3. Datos biométricos

En el contexto de los vehículos conectados, los datos biométricos utilizados con el fin de identificar de forma única a una persona física pueden ser tratados, en el ámbito del art. 9 del RGPD y las excepciones nacionales, entre otras cosas, para permitir el acceso a un vehículo, para autenticar al conductor/propietario, y/o para permitir el acceso a los ajustes y preferencias del perfil del conductor.

El uso de datos biométricos implica, por un lado, prever la existencia de una alternativa no biométrica (por ejemplo, utilizando una llave física o un código) sin restricciones adicionales (es decir, el uso de la biometría no debe ser obligatorio) y, por otro lado, almacenar y comparar la plantilla biométrica de forma cifrada sólo a nivel local, sin que los datos biométricos sean tratados por un terminal de lectura/comparación externa.

Es importante garantizar que la solución de autenticación biométrica sea suficientemente fiable, en particular mediante el cumplimiento de los siguientes principios:

  1. el ajuste de la solución biométrica utilizada (por ejemplo, la tasa de falsos positivos y falsos negativos) se adapta al nivel de seguridad del control de acceso requerido;
  2. la solución biométrica utilizada se basa en un sensor resistente a los ataques (como el uso de una huella plana para el reconocimiento de huellas dactilares);
  • el número de intentos de autentificación es limitado;
  1. la plantilla/modelo biométrico se almacena en el vehículo, de forma encriptada mediante un algoritmo criptográfico y una gestión de claves que se ajustan al estado de la técnica;
  2. los datos brutos utilizados para componer la plantilla biométrica y para la autentificación del usuario se procesan en tiempo real sin que se almacenen nunca, ni siquiera localmente.

Segunda Parte

Tercera parte

Actualidad

DIRECTRICES DEL COMITÉ EUROPEO DE PROTECCION DE DATOS SOBRE LOS VEHICULOS CONECTADOS Y LAS APLICACIONES RELACIONADAS CON LA MOVILIDAD. Segunda Parte

4.4.- Datos que revelan delitos penales u otras infracciones

Para el tratamiento de datos relacionados con posibles infracciones penales en el sentido del art. 10 del RGPD, se recomienda recurrir al tratamiento local de los datos cuando el interesado tenga pleno control sobre el tratamiento en cuestión. En efecto, salvo algunas excepciones, está prohibido el tratamiento externo de datos que revelen delitos u otras infracciones. Por lo tanto, en función de la sensibilidad de los datos, deben establecerse fuertes medidas de seguridad para ofrecer protección contra el acceso, la modificación y la supresión ilegítimos de esos datos.

De hecho, algunas categorías de datos personales de los vehículos conectados podrían revelar que se ha cometido o se está cometiendo un delito u otra infracción («datos relacionados con el delito») y, por lo tanto, estarían sujetos a restricciones especiales (por ejemplo, los datos que indican que el vehículo ha cruzado una línea blanca, la velocidad instantánea de un vehículo combinada con datos precisos de localización). En particular, en el caso de que estos datos sean tratados por las autoridades nacionales competentes con fines de investigación y enjuiciamiento de delitos, se aplicarán las salvaguardias previstas en el artículo 10 del RGPD.

4.5.- Propósitos

Los datos personales pueden tratarse para una amplia variedad de fines en relación con los vehículos conectados, como la seguridad del conductor, los seguros, el transporte eficiente, el entretenimiento o los servicios de información. De acuerdo con el GDPR, los controladores de datos deben asegurarse de que sus propósitos son «específicos, explícitos y legítimos», que no se procesan de manera incompatible con esos fines y que existe una base legal válida para el procesamiento.

4.6. Pertinencia y minimización de datos

Para cumplir con el principio de minimización de datos, los fabricantes de vehículos y equipos, los proveedores de servicios y otros responsables del tratamiento de datos deben prestar especial atención a las categorías de datos que necesitan de un vehículo conectado, ya que sólo recogerán los datos personales que sean pertinentes y necesarios para el tratamiento. Por ejemplo, los datos de localización son especialmente intrusivos y pueden revelar muchos hábitos de vida de los interesados. En consecuencia, no se deben recoger datos de localización, excepto si hacerlo es absolutamente necesario para el propósito del tratamiento.

4.7. Protección de datos por diseño y por defecto

Teniendo en cuenta el volumen y la diversidad de los datos personales producidos por los vehículos conectados, los responsables del tratamiento están obligados a garantizar que las tecnologías desplegadas en el contexto de los vehículos conectados estén configuradas para respetar la privacidad de las personas, aplicando las obligaciones de protección de datos desde el diseño y por defecto.

Las tecnologías deben estar diseñadas para minimizar la recogida de datos personales, proporcionar configuraciones por defecto que protejan la privacidad y garantizar que los interesados estén bien informados y tengan la opción de modificar fácilmente las configuraciones asociadas a sus datos personales.

4.8.- Tratamiento local de datos personales

Los fabricantes de vehículos y equipos, los proveedores de servicios y otros responsables del tratamiento de datos deberían, siempre que sea posible, utilizar procesos que no impliquen datos personales o la transferencia de datos personales fuera del vehículo. Sin embargo, la naturaleza de los vehículos conectados presenta riesgos, como la posibilidad de ataques al procesamiento local por parte de actores externos o la filtración de datos locales mediante la venta de partes del vehículo. Por lo tanto, hay que tener en cuenta la atención y las medidas de seguridad adecuadas para garantizar que el procesamiento local siga siendo local.

Algunos ejemplos de este tipo de solución podrían ser:

  1. aplicaciones de eco conducción que procesan los datos del vehículo para mostrar consejos de ecoconducción en tiempo real en la pantalla de a bordo;
  2. aplicaciones que implican una transferencia de datos personales a un dispositivo como un smartphone bajo el control total del usuario (a través de, por ejemplo, Bluetooth o Wi-Fi), y en las que los datos del vehículo no se transmiten a los proveedores de aplicaciones o a los fabricantes de vehículos; esto incluiría, por ejemplo, el acoplamiento de los smartphones para utilizar la pantalla del coche, los sistemas multimedia, el micrófono (u otros sensores) para las llamadas telefónicas, etc., en la medida en que los datos recogidos permanezcan bajo el control del interesado y se utilicen exclusivamente para prestar el servicio que ha solicitado;
  • aplicaciones de mejora de la seguridad en el vehículo, como las que emiten señales acústicas o vibraciones del volante cuando un conductor adelanta a un coche sin señalizar o se pasa de líneas blancas o que proporcione alertas sobre el estado del vehículo (por ejemplo, una alerta sobre el desgaste que afecta a las pastillas de freno);
  1. aplicaciones para el desbloqueo, el arranque y/o la activación de determinados comandos del vehículo utilizando los datos biométricos del conductor que se almacenan en el vehículo (como los modelos de cara o de voz o las minucias de las huellas dactilares).

Aplicaciones como las anteriores implican un tratamiento realizado para actividades puramente personales por parte de una persona física (es decir, sin la transferencia de datos personales a un responsable o encargado del tratamiento). Por lo tanto, de acuerdo con el art. 2(2) del RGPD, estas aplicaciones quedan fuera del ámbito de aplicación del RGPD.

Sin embargo, si el RGPD no se aplica al tratamiento de datos personales por parte de una persona física en el curso de una actividad puramente personal o doméstica, sí se aplica a los controladores o procesadores que proporcionan los medios para el tratamiento de datos personales para dichas actividades personales o domésticas (fabricantes de automóviles, proveedores de servicios, etc.). Por lo tanto, cuando actúen como responsables o encargados del tratamiento de datos, deben desarrollar aplicaciones seguras para el automóvil y con el debido respeto al principio de privacidad por diseño y por defecto.

Los fabricantes de automóviles y los proveedores de servicios deberían considerar el procesamiento local de datos, siempre que sea posible, para mitigar los riesgos potenciales del procesamiento en la nube.

En general, los usuarios deberían poder controlar cómo se recogen y procesan sus datos en el vehículo:

  1. la información relativa al tratamiento debe proporcionarse en el idioma del conductor (manual, ajustes, etc.);
  2. se recomienda que sólo se traten por defecto los datos estrictamente necesarios para el funcionamiento del vehículo. Los interesados deberían tener la posibilidad de activar o desactivar el tratamiento de datos para cada uno de los otros fines y responsables del tratamiento y tener la posibilidad de suprimir los datos en cuestión, teniendo en cuenta la finalidad y la base jurídica del tratamiento de datos;
  • los datos no deben ser transmitidos a terceros (es decir, el usuario tiene acceso exclusivo a los datos);
  1. los datos deben conservarse sólo durante el tiempo necesario para la prestación del servicio o mientras lo exija la legislación de la Unión Europea o de los Estados Miembros;
  2. los interesados deben poder eliminar definitivamente cualquier dato personal antes de que los vehículos se pongan a la venta;
  3. los interesados deben tener, siempre que sea posible, un acceso directo a los datos generados por estas aplicaciones.

Por último, aunque no siempre sea posible recurrir al tratamiento local de los datos para cada caso de uso, a menudo se puede establecer un «tratamiento híbrido». Por ejemplo, en el contexto de los seguros basados en el uso, los datos personales relativos al comportamiento al volante (como la fuerza ejercida sobre el pedal del freno, el kilometraje recorrido, etc.) podrían ser procesados dentro del vehículo o por el proveedor de servicios telemáticos en nombre de la compañía de seguros (el controlador de datos) para generar puntuaciones numéricas que se transfieren a la compañía de seguros sobre una base definida (por ejemplo, mensualmente). De este modo, la compañía de seguros no tiene acceso a los datos de comportamiento en bruto, sino sólo a la puntuación agregada que es el resultado del tratamiento.

4.9.- Anonimización y seudonimización

Si se prevé la transmisión de datos personales fuera del vehículo, debe considerarse la posibilidad de anonimizarlos antes de su transmisión. A la hora de anonimizar, el responsable del tratamiento debe tener en cuenta todos los tratamientos implicados que puedan dar lugar a una nueva identificación de los datos, como la transmisión de datos anonimizados a nivel local. Una vez que un conjunto de datos está realmente anonimizado y las personas ya no son identificables, la legislación europea de protección de datos deja de ser aplicable. En consecuencia, la anonimización, cuando sea pertinente, puede ser una buena estrategia para mantener los beneficios y mitigar los riesgos en relación con los vehículos conectados.

Otras técnicas, como la seudonimización, pueden ayudar a minimizar los riesgos generados por el tratamiento de datos, teniendo en cuenta que, en la mayoría de los casos, los datos directamente identificables no son necesarios para lograr la finalidad del tratamiento. La seudonimización, si se refuerza con garantías de seguridad, mejora la protección de los datos personales al reducir los riesgos del uso indebido. La seudonimización es reversible, a diferencia de la anonimización, y los datos seudonimizados se consideran datos personales sujetos al RGPD.

4.10.- Evaluaciones de impacto de la protección de datos

Dada la escala y la sensibilidad de los datos personales que pueden generarse a través de los vehículos conectados, es probable que el tratamiento -especialmente en situaciones en las que los datos personales se tratan fuera del vehículo- a menudo suponga un alto riesgo para los derechos y las libertades de las personas. Cuando este sea el caso, los participantes de la industria deberán realizar una evaluación del impacto de la protección de datos (DPIA) para identificar y mitigar los riesgos. Incluso en los casos en que no se requiera una EIPD, es una buena práctica realizarla lo antes posible en el proceso de diseño.

4.11.- Información

Antes del tratamiento de los datos personales, se ha de informar al interesado de la identidad del responsable del tratamiento (por ejemplo, el fabricante de vehículos y equipos o el proveedor de servicios), de la finalidad del tratamiento, de los destinatarios de los datos, del período durante el cual se almacenarán los datos y de los derechos del interesado.

 

 

Además, el fabricante de vehículos y equipos, el proveedor de servicios o cualquier otro responsable del tratamiento de datos también deben proporcionar al interesado la siguiente información, en términos claros, sencillos y fácilmente accesibles:

  1. los datos de contacto del responsable de la protección de datos;
  2. los fines del tratamiento a los que se destinan los datos personales, así como la base jurídica del tratamiento;
  • la mención explícita de los intereses legítimos perseguidos por el responsable del tratamiento o por un tercero, cuando dichos intereses legítimos constituyan la base jurídica del tratamiento;
  1. los destinatarios o categorías de destinatarios de los datos personales, si los hay;
  2. el período durante el cual se almacenarán los datos personales o, si no es posible, los criterios utilizados para determinar dicho período;
  3. la existencia del derecho a solicitar al responsable del tratamiento el acceso y la rectificación o la supresión de los datos personales o la limitación del tratamiento en relación con el interesado, o a oponerse al tratamiento, así como el derecho a la portabilidad de los datos;
  • la existencia del derecho a retirar el consentimiento en cualquier momento sin que ello afecte a la legalidad del tratamiento basado en el consentimiento antes de su retirada;
  • en su caso, el hecho de que el responsable del tratamiento tiene previsto transferir datos personales a un tercer país u organización internacional y las garantías utilizadas para su transferencia;
  1. si el suministro de datos personales es un requisito legal o contractual, o un requisito necesario para celebrar un contrato, así como si el interesado está obligado a proporcionar los datos personales y de las posibles consecuencias de no proporcionarlos; la existencia de una toma de decisiones automatizada, incluida la elaboración de perfiles, que produzca efectos jurídicos en el interesado o que le afecte significativamente de manera similar, y una información significativa sobre la lógica implicada, así como la importancia y las consecuencias previstas de dicho tratamiento para el interesado. Este podría ser el caso, en particular, de la provisión de seguros basados en el uso a los individuos;
  2. el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control;
  3. información sobre el tratamiento posterior;
  • en caso de control conjunto de datos, información clara y completa sobre las responsabilidades de cada controlador de datos.

En algunos casos, los datos personales no se recogen directamente de la persona afectada. Por ejemplo, un fabricante de vehículos y equipos puede confiar en un concesionario para recoger información sobre el propietario del vehículo con el fin de ofrecer un servicio de asistencia de emergencia en carretera. Cuando los datos no se hayan recogido directamente, el fabricante de vehículos y equipos, el proveedor de servicios u otro responsable del tratamiento de datos deberán indicar, además de la información mencionada anteriormente, las categorías de datos personales de que se trate, la fuente de la que proceden los datos personales y, en su caso, si dichos datos proceden de fuentes de acceso público. El responsable del tratamiento deberá facilitar esta información en un plazo razonable tras la obtención de los datos, y a más tardar en la primera de las siguientes fechas: (i) un mes después de la obtención de los datos, teniendo en cuenta las circunstancias específicas en las que se tratan los datos personales, (ii) en el momento de la primera comunicación con el interesado, o (iii) si esos datos se transmiten a un tercero, antes de la transmisión de los datos.

También puede ser necesario proporcionar nueva información a los interesados cuando sean atendidos por un nuevo responsable del tratamiento. Un servicio de asistencia en carretera que interactúa con los vehículos conectados puede ser prestado por diferentes responsables del tratamiento de datos en función del país o la región en que se requiera la asistencia. Los nuevos responsables del tratamiento deben proporcionar a los interesados la información necesaria cuando los interesados crucen las fronteras y los servicios que interactúan con los vehículos conectados sean prestados por nuevos responsables del tratamiento.

La información dirigida a los interesados puede proporcionarse por capas, es decir, separando dos niveles de información: por un lado, la información de primer nivel, que es la más importante para los interesados, y, por otro, la información que presumiblemente interesa en una fase posterior. La información esencial de primer nivel incluye, además de la identidad del responsable del tratamiento, la finalidad del tratamiento y una descripción de los derechos del interesado, así como cualquier información adicional sobre el tratamiento que tenga mayor repercusión en el interesado y el tratamiento que pueda sorprenderle.

Los interesados podrán ser informados mediante cláusulas concisas y fácilmente comprensibles en el contrato de compraventa del vehículo, en el contrato de prestación de servicios, y/o en cualquier soporte escrito, mediante el uso de distintos documentos (por ejemplo, el libro o manual de mantenimiento del vehículo) o el ordenador de a bordo.

Podrían utilizarse iconos normalizados además de la información necesaria, para mejorar la transparencia, reduciendo potencialmente la necesidad de presentar grandes cantidades de información escrita al interesado. Debe ser visible en los vehículos para proporcionar, en relación con el tratamiento previsto, una buena visión general que sea comprensible y claramente legible.

4.12.- Derechos del interesado

Los fabricantes de vehículos y equipos, los proveedores de servicios y otros responsables del tratamiento deben facilitar a los interesados el control de sus datos durante todo el período de tratamiento, mediante la aplicación de herramientas específicas que ofrezcan una forma eficaz de ejercer sus derechos, en particular su derecho de acceso, rectificación, supresión, su derecho a restringir el tratamiento y, en función de la base jurídica del tratamiento, su derecho a la portabilidad de los datos y su derecho de oposición.

Para facilitar la modificación de los ajustes, debería implantarse un sistema de gestión de perfiles para almacenar las preferencias de los conductores conocidos y ayudarles a cambiar fácilmente sus ajustes de privacidad en cualquier momento. El sistema de gestión de perfiles debería centralizar todos los ajustes de datos para cada tratamiento de datos, especialmente para facilitar el acceso, la supresión, la eliminación y la portabilidad de los datos personales de los sistemas del vehículo a petición del interesado. Los conductores deben poder detener la recogida de determinados tipos de datos, temporal o permanentemente, en cualquier momento, a menos que exista un motivo legal específico en el que el responsable del tratamiento pueda basarse para continuar con la recogida de datos específicos. En el caso de un contrato que proporcione una oferta personalizada basada en el comportamiento de conducción, esto puede significar que el usuario, como resultado, debe volver a las condiciones estándar de ese contrato. Estas características deberían implementarse dentro del vehículo, aunque también podrían proporcionarse a los sujetos de los datos a través de medios adicionales. Además, para que los interesados puedan eliminar rápida y fácilmente los datos personales que puedan almacenarse en el salpicadero del coche.

La venta de un vehículo conectado y el consiguiente cambio de titularidad también deberían desencadenar la supresión de cualquier dato personal que ya no sea necesario para los fines especificados anteriormente y el interesado debería poder ejercer su derecho a la portabilidad.

4.13.- Seguridad

Los fabricantes de vehículos y equipos, los proveedores de servicios y otros responsables del tratamiento de datos deben establecer medidas que garanticen la seguridad y la confidencialidad de los datos tratados y tomar todas las precauciones útiles para evitar que el control sea tomado por una persona no autorizada. En particular, los participantes de la industria deben considerar la adopción de las siguientes medidas:

  1. cifrar los canales de comunicación mediante un algoritmo de última generación;
  2. poner en marcha un sistema de gestión de claves de cifrado que sea único para cada vehículo, no para cada modelo;
  • cuando se almacena a distancia, cifrando los datos mediante algoritmos de última generación;
  1. renovar regularmente las claves de cifrado;
  2. proteger las claves de encriptación de cualquier divulgación;
  3. autenticar los dispositivos de recepción de datos;
  • garantizar la integridad de los datos (por ejemplo, mediante hashing);
  • someter el acceso a los datos personales a técnicas fiables de autentificación de los usuarios (contraseña, certificado electrónico, etc.);

En lo que respecta más específicamente a los fabricantes de vehículos, se recomienda la aplicación de las siguientes medidas de seguridad:

  1. separar las funciones vitales del vehículo de las que dependen siempre de las capacidades de telecomunicación (por ejemplo, el «info entretenimiento»);
  2. aplicar medidas técnicas que permitan a los fabricantes de vehículos parchear rápidamente las vulnerabilidades de seguridad durante toda la vida útil del vehículo;
  • para las funciones vitales del vehículo, dar prioridad, en la medida de lo posible, a la utilización de medios de comunicación seguros y específicamente dedicados al transporte;
  1. establecer un sistema de alarma en caso de ataque a los sistemas del vehículo, con la posibilidad de operar en modo degradado;
  2. almacenar un historial de registro de cualquier acceso al sistema de información del vehículo, por ejemplo, remontándose a seis meses como período máximo, para poder entender el origen de cualquier posible ataque y realizar periódicamente una revisión de la información registrada para detectar posibles anomalías.

4.14.- Transmisión de datos personales a terceros

En principio, sólo el responsable del tratamiento y el interesado tienen acceso a los datos generados por un vehículo conectado. No obstante, el responsable del tratamiento puede transmitir los datos personales a un socio comercial (destinatario), en la medida en que dicha transmisión se base legalmente en una de las bases jurídicas indicadas en el art. 6 del RGPD.

Habida cuenta de la posible sensibilidad de los datos sobre el uso del vehículo (por ejemplo, los viajes realizados, el estilo de conducción), se recomienda que se obtenga sistemáticamente el consentimiento del interesado antes de que sus datos se transmitan a un socio comercial que actúe como responsable del tratamiento (por ejemplo, marcando una casilla que no esté previamente marcada o, cuando sea técnicamente posible, utilizando un dispositivo físico o lógico al que la persona pueda acceder desde el vehículo).

El fabricante de vehículos, el proveedor de servicios o cualquier otro responsable del tratamiento de datos puede transmitir los datos personales a un encargado del tratamiento seleccionado para participar en la prestación del servicio al interesado, siempre que el encargado del tratamiento no utilice esos datos para sus propios fines.

4.15.- Transferencia de datos personales fuera de la UE/EEE

Cuando los datos personales se transfieren fuera del Espacio Económico Europeo, se prevén garantías especiales para asegurar que la protección viaja con los datos. En consecuencia, el responsable del tratamiento sólo podrá transferir datos personales a un destinatario en la medida en que dicha transferencia se ajuste a los requisitos establecidos en el capítulo V del RGPD.

4.16.- Uso de tecnologías Wi-Fi en el vehículo

Los avances en la tecnología celular han hecho posible utilizar fácilmente Internet en la carretera. Aunque es posible obtener conectividad Wi-Fi en un vehículo a través de un punto de acceso del smartphone o de un dispositivo dedicado, la mayoría de los fabricantes ofrecen hoy en día modelos que incluyen una conexión de datos celular integrada y que también son capaces de crear redes Wi-Fi.

La conectividad Wi-Fi es ofrecida como un servicio por un profesional de la carretera, como un taxista para sus clientes. En este caso, el profesional o su empresa podrían ser considerados como un proveedor de servicios de Internet (PSI), por lo que estarían sujetos a obligaciones y restricciones específicas en relación con el tratamiento de los datos personales de sus clientes.

La conectividad Wi-Fi se pone en marcha para el uso exclusivo del conductor. En este caso, el tratamiento de los datos personales se considera una actividad puramente personal o doméstica de acuerdo con el art. 2(2)(c) del GDPR.

En general, la proliferación de interfaces de conexión a Internet a través de Wi-Fi plantea mayores riesgos para la privacidad de las personas. En efecto, a través de sus vehículos, los usuarios se convierten en difusores continuos, por lo que pueden ser identificados y rastreados. Para evitar el rastreo, los fabricantes de vehículos y de equipos deberían establecer opciones de exclusión voluntaria de fácil manejo que garanticen que no se recoge el identificador del conjunto de servicios (SSID) de la red Wi-Fi de a bordo.

 

  1. Ejemplos concretos de tratamiento.

 

5.1.- Prestación de un servicio por parte de un tercero.

Los interesados pueden contratar con un proveedor de servicios para obtener servicios de valor añadido relacionados con su vehículo. Por ejemplo, un sujeto de datos puede suscribir un contrato de seguro basado en el uso que ofrece primas de seguro reducidas por conducir menos («Pay As You Drive«) o por un buen comportamiento al volante («Pay How You Drive«) y que requiere la supervisión de los hábitos de conducción por parte de la compañía de seguros.

El interesado también podría contratar con una empresa que ofrezca asistencia en carretera en caso de avería y que implique la transmisión de la ubicación del vehículo a la empresa o con un proveedor de servicios para recibir mensajes o alertas relacionados con el funcionamiento del vehículo (por ejemplo, una alerta sobre el estado de desgaste de los frenos o un recordatorio de la fecha de la inspección técnica).

5.2. Seguro basado en el uso

«Pay as you drive» es un tipo de seguro basado en el uso que hace un seguimiento del kilometraje y/o los hábitos de conducción del conductor para diferenciar y recompensar a los conductores «seguros» dándoles primas más bajas. La aseguradora exigirá al conductor que instale un servicio telemático incorporando una aplicación móvil o que active un módulo incorporado de fábrica que rastrea los kilómetros recorridos y/o el comportamiento al volante (patrón de frenado, aceleración rápida, etc.) del titular de la póliza. La información recopilada por el dispositivo telemático se utilizará para asignar al conductor una puntuación con el fin de analizar los riesgos que puede suponer para la aseguradora.

Dado que los seguros basados en el uso requieren el consentimiento en virtud del art. 5(3) de la Directiva sobre privacidad electrónica, el titular de la póliza debe tener la opción de suscribir una póliza de seguro no basada en el uso. De lo contrario, el consentimiento no se consideraría libremente dado, ya que la ejecución del contrato estaría condicionada al consentimiento. Además, el art. 7(3) del RGPD exige que el interesado tenga derecho a retirar su consentimiento.

5.2.1. Base jurídica

Cuando los datos se recojan a través de un servicio de comunicación electrónica disponible al público (por ejemplo, a través de la tarjeta SIM contenida en el dispositivo telemático), será necesario el consentimiento para poder acceder a la información que ya está almacenada en el vehículo. El consentimiento podría recogerse en el momento de la celebración del contrato.

En cuanto al tratamiento de datos personales tras el almacenamiento o el acceso al equipo terminal del usuario final, la compañía de seguros puede basarse en el art. 6(1)(b) del RGPD en este contexto específico, siempre que pueda establecer que el tratamiento tiene lugar en el contexto de un contrato válido con el interesado y que el tratamiento es necesario para que pueda ejecutarse el contrato concreto con el interesado. En la medida en que el tratamiento es objetivamente necesario para la ejecución del contrato con el interesado, se considera que la confianza en el art. 6(1)(b) del RGPD no tendría el efecto de reducir la protección adicional proporcionada por el art. 5(3) de la Directiva sobre privacidad electrónica en este caso concreto. Esta base jurídica se materializa en la firma de un contrato por parte del interesado con la compañía de seguros.

5.2.2.- Datos recogidos

Hay que tener en cuenta dos tipos de datos personales:

  1. datos comerciales y transaccionales: información identificativa del interesado, datos relacionados con la transacción, datos relativos a los medios de pago, etc.;
  2. datos de uso: datos personales generados por el vehículo, hábitos de conducción, localización, etc.

Se recomienda que, en la medida de lo posible, y dado que existe el riesgo de que los datos recogidos a través de la caja telemática puedan ser utilizados indebidamente para crear un perfil preciso de los movimientos del conductor, los datos brutos relativos al comportamiento de conducción sean procesados:

  1. dentro del vehículo en cajas telemáticas o en el smartphone del usuario para que la aseguradora sólo acceda a los datos de los resultados (por ejemplo, una puntuación relativa a los hábitos de conducción), no a los datos brutos detallados;
  2. o por el proveedor de servicios telemáticos en nombre del responsable del tratamiento (la compañía de seguros) para generar puntuaciones numéricas que se transfieren a la compañía de seguros sobre una base definida. En este caso, deben separarse los datos brutos y los datos directamente relacionados con la identidad del conductor. Esto significa que el proveedor de servicios telemáticos recibe los datos en tiempo real, pero no conoce los nombres, las matrículas, etc. de los asegurados. Por otro lado, la aseguradora conoce los nombres de los asegurados, pero sólo recibe las puntuaciones y los kilómetros totales y no los datos brutos utilizados para producir dichas puntuaciones.

Además, hay que tener en cuenta que si sólo es necesario el kilometraje para la ejecución del contrato, no se recogerán los datos de localización.

5.2.3.- Período de conservación

En el contexto del tratamiento de datos que tiene lugar para la ejecución de un contrato (es decir, la prestación de un servicio), es importante distinguir entre dos tipos de datos antes de definir sus respectivos períodos de conservación:

  1. datos comerciales y transaccionales: estos datos pueden conservarse en una base de datos activa durante toda la duración del contrato. Al final del contrato, pueden archivarse físicamente (en un soporte independiente: DVD, etc.) o lógicamente (mediante gestión de autorizaciones) en caso de posibles litigios. Posteriormente, al término de los plazos de prescripción, los datos serán eliminados o anonimizados;
  2. datos de uso: los datos de uso pueden clasificarse como datos brutos y datos agregados. En la medida de lo posible, los responsables o encargados del tratamiento no deberían procesar los datos brutos. Si es necesario, los datos brutos deben conservarse sólo mientras sean necesarios para elaborar los datos agregados y para comprobar la validez de ese proceso de agregación. Los datos agregados deben conservarse mientras sean necesarios para la prestación del servicio o mientras lo exija la legislación de la Unión Europea o de los Estados Miembros.

5.2.4.- Información y derechos de los interesados

Antes del tratamiento de los datos personales, se informará al interesado de acuerdo con el art. 13 del RGPD, de forma transparente y comprensible. En particular, deberá ser informado del período durante el cual se almacenarán los datos personales o, si esto no es posible, de los criterios utilizados para determinar dicho período.

Cuando los datos no se tratan dentro del vehículo, sino que los trata un proveedor telemático en nombre del responsable del tratamiento (la compañía de seguros), la información podría mencionar útilmente que, en este caso, el proveedor no tendrá acceso a los datos directamente relacionados con la identidad del conductor (como los nombres, las matrículas, etc.). Asimismo, teniendo en cuenta la importancia de informar a los interesados sobre las consecuencias del tratamiento de sus datos personales y el hecho de que los interesados no deben ser tomados por sorpresa por el tratamiento de sus datos personales, se recomienda que se informe a los interesados de la existencia de la elaboración de perfiles y de las consecuencias de dicha elaboración,

En cuanto al derecho de los interesados, se les informará específicamente de los medios disponibles para ejercer su derecho de acceso, rectificación, limitación y supresión. Dado que los datos brutos recogidos en este contexto son proporcionados por el interesado (a través de formularios específicos o a través de su actividad) y tratados sobre la base del art. 6(1)(b) del RGPD (ejecución de un contrato), el interesado tiene derecho a ejercer su derecho a la portabilidad de los datos.

La información puede facilitarse en el momento de la firma del contrato.

5.2.5.- Beneficiario

Se recomienda que, en la medida de lo posible, los datos de uso del vehículo se procesen directamente en las cajas telemáticas, de modo que la aseguradora sólo acceda a los datos de los resultados (por ejemplo, una puntuación), no a los datos brutos detallados.

Si un proveedor de servicios telemáticos recoge los datos en nombre del responsable del tratamiento (la compañía de seguros) para generar puntuaciones numéricas, no necesita conocer la identidad del conductor (como nombres, matrículas, etc.) de los titulares de las pólizas.

Primera parte

Tercera parte

Cerrar Cookies

Éste sitio web usa cookies, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de privacidad