Gran parte de los problemas fiscales de empresas y particulares comienza con esta sencilla cuestión: cómo lavar dinero procedente de actividades no reguladas o ilícitas. Pese a lo común de su práctica, el blanqueo de capitales está duramente castigado por la justicia: las penas van, según la modalidad, desde los seis meses hasta los seis años de prisión, además de la multa correspondiente. Explicamos algunos de los métodos más comunes para blanquear capitales.

Utilizar empresas pantalla (offshore)

Aunque este método se identifique con grandes empresas y particulares con alto nivel adquisitivo, las offshore también son un método para la evasión de capitales y el blanqueo de dinero al alcance de todos, aunque no exactamente por el hecho de enviar el capital al paraíso fiscal en lugar de guardarlo en España. Aunque las empresas pantalla se han visto vigilidadas por las últimas noticias de envíos de grandes cantidades países extranjeros, la ilegalidad de este destino es difusa: todo depende de si se han cometido otras prácticas delicitivas o de si no se ha declarado debidamente a Hacienda.

Lavar dinero a través de donaciones

El nuevo Reglamento de desarrollo de la Ley de prevención del blanqueo de capitales y para la financiación del terrorismo, del 28 de abril de 2010, obliga a las fundaciones a la identificación de los donantes de más de 100 euros para evitar este tipo de problemáticas. Además de a las organizaciones no gubernamentales, también son comunes las donaciones con otro tipo de origen y fin: la Justicia ha abierto varias causas por blanqueo en aquellos casos en los que se producían donaciones a partidos políticos que posteriormente eran devueltas “para blanquear dinero en efectivo de supuesta procedencia ilícita“. Además del lavado de dinero, las donaciones están relacionadas con otro tipo de fenómenos ocurridos, al igual que el phishing informático, en el ámbito de la red: es habitual que los defraudadores envíen un email al destinatario, solicitándole una cantidad de dinero bajo una identidad falso.

Autoblanqueo

Con el autoblanqueo nos referimos a la conducta consistente en blanquear las ganancias provenientes de una actividad delictiva previa cometida por el mismo autor. El principal problema que plantea este delito es si no podríamos considerar que existe simplemente un aprovechamiento de las ganancias derivadas del delito inicialmente cometido. Sin embargo, a pesar de que el Tribunal Supremo considera que el bien jurídico protegido lesionado es merecedor de una protección especial, no obstante, la intención de disfrutar las ganancias obtenidas ilícitamente es consustancial al propio delito, que en muchas ocasiones lleva aparejada la imposición de una pena independiente por haber adquirido tales ganancias. De ahí que haya que ser muy cuidadosos a la hora de considerar cometido este delito.

Confíe su asunto a los mejores abogados de Derecho Penal

Desde Martínez-Echevarría Abogados recordamos la delicadeza que poseen los asuntos relacionados con lo Penal, pues no pueden defenderse siguiendo un modelo ya que todos cuentan con múltiples particularidades. Por ello, recomendamos que confíe sus asuntos a los mejores abogados especializados en Derecho Penal, pues analizarán sus necesidades con precisión y le asegurarán el mayor porcentaje de éxito. Además, también destacamos la necesidad de contar con un manual de Responsabilidad Penal de la Empresa o Compliance, mediante el cual podremos prevenir las posibles implicaciones penales por actividades habituales realizadas en el seno de la corporación. Sea cual sea su situación, si desea recibir asesoramiento como particular o como empresa, puede hacerlo a través de nuestro teléfono gratuito 900 100 039 o bien, mediante nuestro formulario de consulta online.