La Justicia respalda a una jubilada de 82 años afectada por la venta fraudulenta a domicilio de una enciclopedia - Martínez - Echevarría Abogados

El Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Santander ha estimado la demanda de una señora, jubilada y con 82 años, afectada por la venta fraudulenta de una enciclopedia por un comercial editorial que acudió a su domicilio. El magistrado ha anulado el contrato de compraventa de los libros, así como su financiación, y ha condenado tanto a la editorial como a la financiera a la devolución de las cantidades pagadas por la víctima de dicha práctica. Explicamos los detalles en este artículo.

Vendedores a domicilio: prácticas que podrían ser constitutivas de delito

Según la Real Academia de la Lengua, la definición del término fraude se refiere a la “acción contraria a la verdad y a la rectitud, que perjudica a la persona contra quien se comete“. El Código Penal recoge en el capítulo VI de las defraudaciones aquellos delitos englobados dentro de esta tipología, entre los que destacan las estafas, la administración desleal o la apropiación indebida.

En el caso que analizamos en este artículo, el magistrado del Juzgado de Primera Instancia nº 4 de Santander estimó íntegramente la demanda por el incumplimiento de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios por parte de las empresas demandadas. En concreto, el artículo 97 de este texto indica que “el empresario le facilitará de forma clara y comprensible” las informaciones relacionadas con las “características principales de los bienes o servicios”, el precio total de los mismos y los “procedimientos de pago, entrega y ejecución”. Según la sentencia,  la empresa “no ha aportado documental alguna que nos pueda llevar a conocer en qué consistía dicha obra”, ni tampoco facilitó a la afectada una copia de los contratos suscritos.

Mientras tanto, la Fiscalía se encuentra investigando una posible estafa: la similitud de los hechos acaecidos no solo en la provincia donde se juzga este caso, sino en otras comunidades autónomas, ha propiciado que el Ministerio Fiscal haya iniciado diligencias de investigación por la posibilidad de tratarse de un caso de estafa.

Otras sentencias, como la arrojada por el Juzgado de Primera Instancia número 63 de Madrid, declaran la nulidad del contrato de compraventa de los libros adquiridos por fraude al no haber  informado al cliente de una forma clara y comprensible sobre los complejos contenidos de los contratos de adhesión. En este  asunto, la empresa demandada se aprovechó de la situación de un anciano de 77 años para venderle once productos por un valor de 5.500 euros.

He sido afectado por la venta fraudulenta de un producto a domicilio, ¿qué puedo hacer?

Si suscribió contratos cuyos contenidos no llegó a comprender cuando un vendedor acudió a su domicilio, y ha adquirido productos por un precio o condiciones distintas a las que acordó, puede reclamar sus derechos como consumidor ante la Justicia. El equipo de Derecho Penal de Martínez-Echevarría Abogados podrá asesorarle sobre si se produjo una venta fraudulenta de productos y, en su caso, si se cometió un delito de estafa. Puede contactar con nosotros en el teléfono gratuito 900 100 039 o mediante el formulario de consulta.