La cirugía estética, conformada por la cirugía plástica y la cirugía reconstructiva, es una de las opciones más solicitadas por los pacientes que desean cambiar su aspecto físico por razones de armonía o tras un accidente. Sin embargo, en ocasiones el remedio puede ser peor que la enfermedad: muchos afectados por negligencias médicas derivadas de la cirugía estética vieron frustradas sus intenciones debido a una mala praxis. Por otro lado, la fotodepilación y los procedimientos estéticos realizados en centros médicos también pueden ocasionar problemas a los pacientes que, por un error en el diagnóstico, una incompatibilidad fisiológica desconocida o un uso incorrecto de la maquinaria, han sufrido resultados nefastos que han afectado a su salud física y mental.

Jurisprudencia sobre negligencias médicas en cirugía estética

La justicia se basa en el criterio de imputación resulta del artículo 1902 del Código Civil para determinar si una conducta, por acción u omisión imprudente es susceptible de haber causado el daño. Existen numerosas sentencias que condenan a los cirujanos y profesionales sanitarios por la práctica de métodos negligentes que afectaron a los pacientes, dejándoles terribles secuelas. Mientras la cirugía estética se encontraba a medio camino entre la materia profesional de la Medicina y la cosmética realizada en clínicas no profesionalizadas, fue gracias a la promulgación del Real Decreto 139/2003 de 7 de febrero por la cual se incluyó la Cirugía Estética a la Especialidad de la Cirugía Plástica y Reparadora. Así, las negligencias derivadas de las mismas podrían considerarse de naturaleza médica.

Sonado fue el caso de los implantes PIP, del cual la Justicia francesa consideró que no se llevaron a cabo las inspecciones de calidad del producto y cuyas afectadas reclamaron en concepto de indemnización por el perjuicio moral un total de 25 millones de euros. Aunque dichas prótesis no representan un riesgo más importante que una mayor tasa de rotura, en España también se recomendó la retirada de forma preventiva de dichos productos, lo que supondría un claro perjuicio. Además, los procedimientos estéticos realizados de forma incorrecta o lesiva para el afectado en centros médicos también son reclamables: el Tribunal Supremo rechazó en 2015 un recurso de casación presentado por la defensa del doctor que realizó una intervención de fotodepilación insatisfactoria a la paciente demandante, por cuya responsabilidad contractual del centro tuvo que ser indemnizada con más de 70.000 euros.

¿Fue víctima de una negligencia médica? Consúltenos

En Martínez-Echevarría Abogados le ofrecemos una consulta gratuita y sin compromiso donde nuestro equipo jurídico estudiará su caso de forma personalizada. Contamos con un profesionales especializados en Derecho Sanitario, con amplia experiencia en la atención de negligencias médicas y con alto porcentaje de éxito en la resolución de los casos de nuestros pacientes. Si considera que sufrió prácticas negligentes por parte del personal sanitario que le intervino, contacte con nosotros: puede hacerlo llamando al teléfono gratuito 900 100 039 o envíenos su consulta a nuestro formulario en la web.