fraude-en-las-franquicias

A raíz de las noticias surgidas tras el presunto fraude a la Seguridad Social cometido por el dueño de la franquicia Peluquerías Low Cost y la investigación de alguno de los franquiciados, multitud de particulares interesados en realizar una inversión para el desarrollo de una actividad analizan con cuidado esta decisión. ¿Cuáles son los aspectos a tener en cuenta para evitar un posible fraude en las franquicias?

Búsqueda de información y comparación para evitar el fraude en las franquicias

La mejor herramienta para la protección contra las estafas es la prevención. Mantenernos informados y alertas no solo antes de formalizar el contrato de franquicia, sino a lo largo del desarrollo de la actividad profesional una vez consolidada la marca, será imprescindible a la hora de evitar un posible fraude en las franquicias, como el ocurrida en el caso de las Peluquerías Low Cost. Pero no solo los franquiciados de esta marca vienen denunciando las prácticas abusivas de esta marca, sino que el fraude en las franquicias se extiende a negocios de alimentación,  moda, restauración, estética y ocio conocidos en todo el país e, incluso, en el mundo.

Algunas de estas empresas imponen condiciones a los franquiciados que se alejan de la realidad, en las que se incluyen múltiples cánones, elevados costes no justificados y una clara falta de transparencia en los contratos aportados. Estas entre otras razones, pueden hacernos sospechar que la marca no está siendo honesta con quien se comprometerá a desarrollar una actividad profesional bajo el amparo de una empresa consolidada. Por ello, comparar la actual oferta con otras dentro del mercado e, incluso, consultar estas condiciones con un abogado especialista en franquicias, será una labor de prevención necesaria a la hora de firmar un contrato de este tipo.

Corporate Compliance o manual de prevención de responsabilidad penal de la empresa

Los manuales de prevención y detección de delitos son instrumentos eficaces para delimitar la responsabilidad penal de la persona jurídica. Desde 2010 se introdujo por primera vez la responsabilidad penal directa de las personas jurídicas por actuaciones cometidas por sus directivos y personas sometidas a la autoridad de éstos, en el ejercicio de la actividad empresarial y en su provecho. Esto significa que las empresas pueden ser responsables penalmente por los delitos cometidos por los administradores o empleados de las mismas. ¿Qué ocurre cuando es el franquiciado el que ha realizado una práctica no adecuada e, incluso, pudiera ser constitutiva de delito? Contar con una herramienta de prevención resulta esencial no solo para las grandes marcas, sino también dentro de las medianas y pequeñas empresas.

Consulte con un abogado experto en franquicias

Si sospecha que, tras la puesta en marcha de su negocio a través de una franquicia, se han cometido una serie de irregularidades que escapan de su control o conocimiento, puedo estudiar su caso con la ayuda de un abogado especializado en Derecho Mercantil.

En Martínez-Echevarría Abogados asistimos tanto a clientes particulares como a empresas. Puede contactar con nuestro equipo jurídico experto en franquicias llamando al teléfono gratuito 900 100 039, o bien, escribiéndonos a través del formulario de contacto de nuestra web.