delito-abandono-animal

Durante la época estival aumenta de forma terrible la cifra de animales abandonados en las carreteras. Unido al fin de la temporada de caza, el verano resulta una pesadilla para todas las mascotas que no logran ser aceptadas como un miembro más de la familia. Desde la actualización del Código Penal, en julio de 2015 por LO 1/2015, el abandono animal pasó de considerarse una falta a ser delito. Según el artículo 337 bis, “El que abandone a un animal […] en condiciones en que pueda peligrar su vida o integridad será castigado con una pena de multa de uno a seis meses”.

Según el Código Penal, el abandono animal es delito

Con la reforma del Código Penal se modifica el artículo 337, el cual venía evolucionando desde 2010 en base a las exigencias que algunas asociaciones y protectoras de animales solicitaban a la Justicia. Se imponen penas que van desde los tres meses y un día al año de prisión, así como la inhabilitación especial y de tenencia de animales de un año y un día a tres años para el ejercicio de profesión si se ha maltratado injustificadamente al animal (si el maltrato supone la muerte del animal, las penas pueden ser de 18 meses y cuatro años de inhabilitación). Entre otras novedades, el artículo 337 contempla el abandono animal como delito, además de incorporar agravantes específicos como la presencia de un menor de edad cuando los hechos se hubiesen ejecutado.

En noviembre de 2015, el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Paterna condenó a una mujer por abandonar a su mascota en una estación de metro. Un viandante encontró al perro “deshidratado y en condiciones no idóneas de salubridad”, por lo que alertó a la policía local de los hechos. La Justicia ha determinado que existe un delito de abandono animal, por el que deberá pagar una multa y no podrá tener animales en seis meses. Además, la mascota fue decomisada.

Abandono animal y verano: consecuencias devastadoras

Por desgracia, resulta común que durante la época estival se produzca un gran número de abandonos: algunas familias que compraron o adoptaron mascotas en Navidades encuentran en el animal un obstáculo para poder disfrutar de las vacaciones y son muchos los perros abandonados en los arcenes. Aunque no son los únicos animales que sufren los efectos del calor sofocante tras el abandono: otra sentencia que nos ha llamado la atención ha sido la recientemente arrojada por la Audiencia Provincial de Zamora, quien ha sido condenado a cuatro meses de prisión y a un año de inhabilitación a un hombre que abandonó a un caballo durante más de 24 horas al sol, sin acceso ni a agua ni a comida, el cual falleció (aunque por una enfermedad previa).