demandas-colectivas

Tras conocer la inadmisión a trámite de una demanda colectiva formulada por un grupo de afectados de hipotecas multidivisa, el departamento de Derecho Bancario ha analizado algunos puntos de estos procedimientos para informar, tanto a nuestros clientes como a los lectores de este blog jurídico, los pros y contras de los procedimientos colectivos, por qué los rechazamos en ocasiones concretas y qué alternativas proponemos para aquellos afectados por productos bancarios que deseen reclamar las cantidades pagadas de más.

¿Cómo funcionan las demandas colectivas?

Tras la gran cantidad de productos bancarios abusivos que, poco a poco, se descubren y se reclaman por parte de los afectados, algunos colectivos han optado por plantear la solución de forma grupal. De esta forma, se ofrece a los asociados de estas organizaciones formar parte de una demanda colectiva: una acción judicial ejercida de forma grupal, entre cuyos beneficios destacan la oportunidad de reclamar pequeñas cantidades por un coste menor del que pudiera suponer un procedimiento individualizado. Sin embargo, lo que pudiera parecer una solución efectiva y, sobre todo, rápida, se convierte en ocasiones en un problema añadido.

Frente a los colapsos de los órganos de justicia, las demandas colectivas se han presentado como la alternativa para aquellos consumidores que todavía no han puesto en marcha un procedimiento judicial. Cuando el asunto que se discute en la demanda es generalizado (es decir, que afecta a un gran número de individuos de una forma similar), estos procesos podrían servir para que multitud de afectados encontraran una solución acorde con el perjuicio sufrido. No obstante, la experiencia de nuestro departamento de Derecho Bancario y el volumen de consultas que recibimos sobre asuntos tales como cláusula suelo, preferentes, IRPH, hipotecas multidivisa y otros abusos bancarios nos ha servido para comprender que cada caso es distinto, aunque los elementos sean muy parecidos. Por tanto, nos resultaría muy complicado añadirlos a una demanda colectiva, pues es probable que el juez determinara su inadmisión a trámite por no cumplir con criterios básicos.

No existe un criterio único: todos los casos tienen particularidades

Como ya hemos explicado en otras ocasiones, desde todas las áreas del Derecho animamos a nuestros clientes a optar por un estudio exhaustivo de cada caso. Aunque la opción de presentar demandas colectivas pueda ser atractiva, un procedimiento individualizado siempre estará adaptado a sus necesidades: tanto por las cantidades a reclamar, como por las razones concretas que alegar de cara al juicio. Pese a que el producto abusivo que a usted le afecte sea el mismo que el que sufra sus vecinos, las condiciones de la firma del contrato podrán variar, así como la información ofrecida por su entidad bancaria de forma previa.

Aprovechamos también para recordar a los consumidores afectados que en las demandas planteadas por el Departamento de Derecho Bancario en la reclamación de productos abusivos contemplamos todos los elementos susceptibles de ser reclamados: esto quiere decir que a un cliente afectado por una hipoteca multidivisa no solo reclamamos esta cláusula, sino que también contemplamos la opción de reclamar los gastos de constitución e, incluso, la comisión de apertura de la hipoteca.

Si está afectado por un producto abusivo y desea que un abogado especializado estudie su caso, puede contactarnos en el teléfono gratuito 900 100 039, o bien, a través de este formulario.