sensibilidad-quimica-multiple

Existen ciertas condiciones que resultan controvertidas entre la comunidad médica por la dificultad en su diagnóstico. Entre ellas destaca la fibromialgia, la cual afecta a multitud de mujeres que ven mermada su capacidad para desarrollar no solo una actividad profesional sino las tareas habituales de su día a día. La sensibilidad química múltiple es otra de estas dolencias cuya consideración puede ser complicada por parte de los facultativos, así como la valoración por parte del tribunal médico para evaluar la incapacidad laboral. ¿Está afectado por una sensibilidad química múltiple que le dificulta la realización de su trabajo? Explicamos los requisitos para obtener la incapacidad a continuación.

Sensibilidad química múltiple: jurisprudencia sobre incapacidad laboral

Aunque no encontramos demasiadas sentencias que reconocen esta dolencia como incapacitante para el desarrollo de una actividad profesional (como sí que ocurre en el caso de la incapacidad por fibromialgia), cada vez más personas inician una reclamación al Instituto Nacional de la Seguridad Social tras recibir una valoración negativa de su grado de incapacidad. Muchas de estas solicitudes se encuentran actualmente en trámite, pero podemos basarnos en estos antecedentes para considerar que las reclamaciones judiciales podrían ser estimatorias para los afectados que finalmente apuesten por esta vía.

El juzgado de lo Social Nº 16 de Valencia declaró la incapacidad permanente en grado de gran invalidez de un afectado por sensibilidad química múltiple. Además de obtener el derecho a percibir una prestación del 100% de su base reguladora, el magistrado consideró necesario un complemento para poder pagar a una tercera persona que les asista en su día a día.

Los enfermos de sensibilidad química múltiple presentan síntomas de variada intensidad a partir de la exposición a sustancias químicas. El grado de aislamiento al que pueden llegar los afectados por la sensibilidad química múltiple es tal que tareas tan simples como cocinar, ir a la compra, limpiar o incluso asearse resultan muy dificultosas. Además de la sensibilidad química múltiple, el afectado de este caso concreto también padecía sensibilidad electromagnética, la cual puede estar asociada.

Otras dolencias asociadas: fatiga crónica y hipersensibilidad electromagnética

En ocasiones, la sensibilidad química múltiple se encuentra en un cuadro clínico junto a otra sintomatología y dolencias. La hipersensibilidad electromagnética es a veces definida como una condición y, otras, como un trastorno. Pese a su complicado diagnóstico, los síntomas que manifiesta aquella persona que la sufra van desde los dolores de cabeza, la dificultad para conciliar el sueño o la pérdida de memoria a corto plazo hasta alteraciones cutáneas, cardíacas y respiratorias de considerable gravedad.

La fatiga crónica también puede manifestarse junto a la sensibilidad química múltiple. Quienes padecen esta condición sienten fatiga física y mental por un periodo mayor a los seis meses. Su difícil diagnóstico complica que esta enfermedad pueda ser considerada como incapacitante y tenida en cuenta en una valoración por parte del tribunal médico. No obstante, puede acompañar a otras dolencias como la hipersensibilidad electromagnética o la sensibilidad magnética múltiple.

Consulte si puede obtener la incapacidad por su condición con un abogado especializado en Derecho Laboral

En Martínez-Echevarría Abogados contamos con una plantilla experta en los asuntos relacionados con la incapacidad laboral, en los que intervienen aspectos tanto del Derecho Laboral como del Administrativo. Si considera que su capacidad para desarrollar una actividad profesional ha quedado mermada debido a la sensibilidad química múltiple, a la sensibilidad electromagnética o a otras dolencias cuyo diagnóstico resulte complejo por parte de la comunidad médica, consulte su caso con un equipo especializado. Puede contactar con nosotros en el teléfono gratuito 900 100 039, o bien, mediante el formulario de consulta.