siniestrabilidad-laboral

Inmaculada Parrado, abogada especializada en Derecho Laboral de Martínez-Echevarría Abogados, explica la necesidad de una política de prevención adecuada para reducir la cifra de víctimas por dicha siniestrabilidad.

Siniestrabilidad laboral: accidentes y falta de formación en materia de prevención

Septiembre de 2018 ha sido un mes con un elevadísimo índice de siniestrabilidad laboral. Así en el País Vasco ha habido más fallecidos por accidente de trabajo que por accidente de tráfico en dicho mes. Los siniestros más habituales son caídas desde alturas, accidentes in itinere, etc. Ello obedece a que no existe una política de prevención de riesgos laborales adecuadamente instalada en las empresas, así como la ausencia de planes de formación adecuados para que los trabajadores puedan tener la suficiente habilidad a la hora de manejar maquinaria, subir adecuadamente a alturas con los EPIS  y evitar así tan alto grado de siniestros laborales.

Además la mayor parte de los siniestros se produce en los primeros dos meses de prestación de servicios, lo que conlleva sin duda una falta de formación del trabajador al inicio de la relación laboral. Para evitar dichos riesgos para empresa y trabajador, se debe formar e instalar los medios de prevención adecuados y evitar este altísimo número de accidentes laborales.

Riesgos laborales de la inhalación de partículas de amianto

Por otro lado, ha surgido el tema igualmente preocupante del aumento de las enfermedades profesionales, ante el cual Bruselas se ha alarmado instando a España a frenar el aumento de tipos de cáncer producidos por la inhalación de humos de diésel, y por ello y ante la influencia de dichos humos en varios sectores, metalúrgico, automoción, construcción, etc., la UE se muestra alarmada debido a que la inhalación del humo del diesel ha producido un gran número de casos de cáncer en nuestro país.

No menos preocupante resultan los afectados de asbestosis, enfermedad pulmonar casi siempre mortal, producida por la inhalación de partículas de amianto y de los casos más habituales que antes producía esta enfermedad como los de Uralita, hemos pasado a ver casos en sectores tan habituales en las grandes ciudades como la red de metro, en el algunos de sus maquinistas de Madrid a los que asesoramos, han contraído dicha enfermedad profesional.

Nuevamente la ausencia de prevención por ejemplo, con el uso de mascarillas, así como la escasa formación que se les imparte, es la causa más frecuente de dicha enfermedad.

Por tanto, cada vez resulta mas importante la prevención de riesgos laborales y cualquier trabajador que piense que es o puede ser víctima de un accidente de trabajo o enfermedad profesional, debe tomar medidas de forma inmediata.

 

Inmaculada Parrado

Departamento de Derecho Laboral de Martínez-Echevarría Abogados